Selecciona tu país

Cuando hablamos de psicoanálisis todos tendemos a pensar en Sigmund Freud y efectivamente fue él el que creó esta teoría psicológica, que además es una técnica de tratamiento y un método de investigación.

El psicoanálisis, por lo tanto, es una alternativa de tratamiento de las enfermedades mentales que fue creada por Sigmund Freud durante el siglo XX. Freud fue médico y neurólogo y se le considera como el padre del psicoanálisis.

 

Psicoanálisis: definición y elementos

El psicoanálisis se puede definir como una teoría de análisis clínico que analiza el inconsciente de las personas para tratar de entender comportamientos, sentimientos y formas de pensar. Además, como decíamos anteriormente, el psicoanálisis es un método de terapia y un tratamiento.

En base a lo anterior, podemos distinguir tres elementos fundamentales en el psicoanálisis:

  • El método para explorar los procesos mentales inconscientes de la persona.
  • La técnica para tratar enfermedades mentales.
  • Las teorías que se derivan de la aplicación de los dos puntos anteriores.

Descarga gratis nuestra guía: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

El psicoanálisis parte de la base de que nuestros comportamientos, forma de expresarnos, sentimientos, recuerdos y voluntades tienen una relación directa con procesos de nuestra mente que no se regulan de forma lógica porque nacen en el inconsciente.

Para aplicar el psicoanálisis se analizan elementos no conscientes de las personas como los sueños, los deseos, los miedos, las pasiones, las voluntades, los recuerdos y los traumas. Todos estos elementos forman la personalidad del paciente.

 

Premisas del psicoanálisis

La labor de un psicoanalista es poder sacar a relucir todos esos elementos subconscientes en base a diversas premisas. En “Esquema del psicoanálisis” (Freud 1949) explica los principios esenciales en los que se basa la teoría psicoanalítica.

En primer lugar, explica las tres fuerzas de la psique: el ello, el yo y el superyó. El “ello” tiene un contenido inconsciente y consiste en la expresión psíquica de las pulsiones y deseos. El “yo” es el mediador entre el “ello" y el “superyó”, se encarga de lograr la mayor satisfacción posible dentro del marco de la realidad. El “superyó” es la instancia moral que enjuicia al yo.

Los instintos, en base a las teorías de Freud, son la causa de todos nuestros comportamientos. En este sentido Freud sostiene que existen dos instintos básicos: el eros (amor) que tiene por objetivo establecer la unidad en base a las relaciones, y la pulsión de la destrucción o la muerte, que tiende a destruir la unidad deshaciendo las conexiones.

Otro de los elementos fundamentales de la teoría de Freud es la vida sexual. Freud sostiene que existen cuatro fases en el desarrollo sexual que son la fase oral, la anal, la fálica y la genital. Cada fase se caracteriza por acontecimientos específicos.

 

Psicoanálisis y nuevas tecnologías

La psicología en general y también el psicoanálisis se han visto muy influidas por la aparición y el desarrollo de las nuevas tecnologías que han permitido, por un lado, realizar diagnósticos más precisos, y, por otro lado, revolucionar la forma de las terapias con la aplicación de la realidad virtual o la aumentada o la aparición de los psicólogos virtuales.

Freud y el psicoanálisis nacieron en la época victoriana, por lo debemos partir de que las premisas de la sociedad actual son muy distintas y más teniendo en cuenta las nuevas tecnologías, por lo que la situación presente quizás obliga a una adaptación técnica del psicoanálisis que se podría denominar ciberpsicoanálisis.

Guía: Áreas de la psicología

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia