Selecciona tu país

Todos nos hemos sentido en alguna ocasión tristes o abatidos, pero cuando esa tristeza se convierte en algo crónico puede que estemos ante los síntomas de una depresión, por lo que tendremos que actuar cuanto antes para que afecte a nuestra vida lo menos posible.

La depresión se puede producir en personas de diferentes edades y los síntomas pueden variar de una persona a otra. Te contamos cuáles son los más comunes.

 

Los síntomas de la depresión más frecuentes

La depresión se puede detectar porque la persona que la sufre manifiesta alguno o varios de los siguientes síntomas:

  • Problemas relacionados con el sueño. Puede suceder que no logre conciliar el sueño o que esté continuamente durmiendo.
  • Imposibilidad de concentrarse en una terea, lo que puede afectar a su trabajo y a su vida diaria.
  • Cambios en el apetito. La persona que sufre depresión puede sufrir aumento o reducción de peso.
  • Cansancio constante y falta de ganas para hacer cualquier actividad.

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

  • Falta de deseo sexual.
  • Desinterés en relación a actividades que, por lo general, le suelen gustar.
  • Sentimiento de culpa frente a la situación en la que se vive.
  • Aislamiento frente a los amigos, conocidos, familia o pareja.
  • Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio.

 

 ¿Por qué se produce una depresión?

Las causas son muy diversas y dependen de cada persona, en general se pueden destacar las siguientes:

  • Factores hereditarios. Por lo general, las personas que sufren depresión suelen tener índices muy altos de una hormona llamada cortisol. En este sentido, puede ser importante la influencia genética de cada persona.
  • Sufrimiento emocional. Las emociones derivadas de situaciones difíciles como la muerte de un familiar o una ruptura de pareja, pueden producir un gran sufrimiento en la personas y derivar en una depresión.
  • Ambiente. Hay factores que se dan en el entorno que nos rodea que pueden contribuir a la aparición de la depresión. La rapidez de la vida diaria y la aparición del estrés o de la ansiedad pueden ser factores que influyan notablemente en nuestro estado de ánimo.
  • Situaciones personales. Existen determinados elementos como la edad, el embarazo, el postparto o la menstruación que producen cambios en nuestro interior y que pueden ser la causa de una depresión.

 

Aprende a prevenir la depresión

Nuestra salud es fundamental y utilizar las herramientas necesarias para evitar una depresión puede ayudarnos a tener una vida más feliz. Algunos consejos que puedes seguir son los siguientes:

  • Acéptate tal y como eres. Tú eres diferente a otras personas y eso te hace único, por lo que evita comparaciones que te hagan daño y que sean injustas.
  • Aprende a expresar tus emociones, tanto las negativas como las positivas, para dejarlas salir y sentirte mejor.
  • Sigue una dieta equilibrada para cuidar tu cuerpo.
  • Haz ejercicio. Busca un deporte que te guste y practícalo, te sentirás mejor.
  • En el caso en que sea necesario busca la ayuda de un terapeuta para que te oriente.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia