Selecciona tu país

Decía Elliot Eisner, catedrático emérito de la universidad de Stanford,  que las artes enseñan a los niños y los jóvenes que a la hora de resolver problemas rara vez hay una única solución. A diferencia de la mayor parte del currículo escolar, en el que prevalecen las reglas y las contestaciones correctas, las artes admiten diversas respuestas.

Puestos a buscar una razón para el desprecio y los continuos recortes que amenazan la supervivencia de las artes en el sistema escolar, quizá podamos imaginar que a los poderes políticos no les gusta la idea de formar mentes innovadoras, capaces de imaginar soluciones alternativas ya que, como sugiere Emilio Lledó (2015) “Hay políticos que creen en la ignorancia como una manera de hacernos manipulables. En una sociedad crítica es difícil que los majaderos nos dominen”.

La eliminación de las artes se presentan como la solución a los problemas de la educación, intentando justificar que el tiempo ganado servirá para incrementar las horas de otras asignaturas y garantizar el éxito educativo del alumnado. Lo cierto, y lo grave, es que lejos de garantizar ese pretendido éxito, lo que conseguimos es retrasar el cambio radical que requiere la educación contemporánea.

https://www.youtube.com/watch?v=yegvXHe4Dno

Ante esto cabe preguntarnos: ¿Qué pasaría si las artes fuesen la solución? Esta es una de las preguntas para la que podrán buscar respuestas quienes visiten entre el 14 de mayo y el 15 de agosto de 2015 la exposición organizada por NORMAL: Espacio de Intervención Cultural de la Universidad de La Coruña.  Se trata de ATMOSFERAS para el cambio educativo, un espacio en el que se reflexiona sobre la vida y las rutinas de los individuos en colectividad, las fricciones entre lo personal y lo comunitario a través de todos los estratos sociales, incluida la exclusión. Siete artistas (Leo López, Julio Falagán, Amaya González Reyes, Javier Abad, Alg-a, Marcos Nine y Adrián Crego) han sido invitados a agitar las esferas de lo cotidiano entre el descubrimiento, la creación y la invención y a confeccionar modos de actuación y de pensamiento crítico para el cambio educativo.

Y para quienes desean seguir pensando juntos, el 19 de junio tendrá lugar una actividad relacionada, Boikot al sistema. Propuestas de intervención al margen de lo convencional, concebido como un espacio de diálogo en torno al panorama artístico y educativo actual en el que participan investigadores, gestores culturales, educadores y artistas con el objetivo de intercambiar experiencias, impresiones y visiones personales y críticas.

Seguramente no se encontrará la solución, pero probablemente lleguemos a acuerdos que nos permitan seguir avanzando y a imaginar un presente y un futuro más promisorio para las artes y la educación.