Selecciona tu país

Las redes de comunicación más modernas no necesitan cables. De hecho, cada vez utilizamos más equipos conectados a través de redes inalámbricas, que denominamos WiFi de forma coloquial. Por ello, cuando escuchamos a alguien hablar de las Wlan, es normal que nos preguntemos si se trata de lo mismo. Veamos lo que es Wlan y si se trata de lo mismo que una red WiFi o hay diferencias.  

Que es Wlan por definición

Wlan se corresponde a las siglas en inglés de una red de área local que conecta equipos sin necesidad de cables. Para ello, utiliza la radiofrecuencia y envía una señal de un punto a otro, que tiene un receptor capaz de interpretar la información. Las frecuencias pueden ser diferentes, por lo que se pueden configurar distintas redes en un mismo lugar.  

¿Es lo mismo que una red WiFi?

Aunque no hay inconvenientes en referirnos a ello como lo mismo, existen diferencias entre lo que es Wlan y WiFi. En realidad, la Wlan es la red en sí misma. Un concepto amplio que se puedes trasladar a diversas aplicaciones.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

En el caso del WiFi, es una marca, responsable de regular el estándar actual para los equipos que manejan redes inalámbricas. En estos momentos el conjunto de estándares está codificado como 802.11. Los dispositivos que quieren conectarse a través de la Wlan deben adaptarse a estos para funcionar correctamente. En la práctica podemos definir ambos conceptos como uno solo. Por ello, referirse a la red Wlan como WiFi se acepta. Sobre todo porque esta es la única tecnología que se vale de la redes Wlan para comunicaciones inalámbricas. Y también porque el público está más familiarizado con el segundo término que con el primero.  

Una tecnología que mejora día a día

Hace unos años, cuando la Wlan apareció, se consideraba una red poco segura. También había problemas con la velocidad de la red, que estaba muy por debajo de la que se puede conseguir a través de cable. Sin embargo, tanto uno como otro elemento se ha ido actualizando. Por ejemplo, en el caso de la seguridad, los protocolos de cifrado de datos hacen que cada vez sea más seguro utilizar Wlan, incluso en el envío de información sensible entre equipos conectados en red. Es decir, que estamos asistiendo a un avance muy rápido a la hora de proteger datos y evitar que se puedan interceptar al enviarlos a través de ondas de radio. También hay avances en la velocidad. Hoy se consiguen ratios de transferencia mucho más rápidos que antes. Aunque en este caso hay que reconocer que la tecnología de cable también ha acelerado.  

Imprescindible para el Internet de las cosas

Gracias al desarrollo de las redes inalámbricas, los dispositivos conectados están cada día más presentes. La idea es convertir las viviendas en puntos de entrada y recepción de datos, controlando todos los dispositivos que haya en ella y almacenando información. Con esta, después se pueden crear perfiles más específicos con los que desarrollar nuevos productos. Por ejemplo, mejoras de cara a las compras del público, sin que ello suponga una invasión de la intimidad. Como sucede con otros métodos.  

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia