Selecciona tu país

A la espera de que lleguen las nuevas redes de quinta generación, en la actualidad contamos con dos tipos de comunicaciones móviles. La principal diferencia 3G y 4G respecto a sus predecesoras se encuentra en que estas permiten conectarse a Internet desde cualquier lugar. No hace falta más que un terminal compatible. La lista es larga, ya que no son solo los móviles los que pueden conectarse a estas redes. Ordenadores, tablets, módems USB y hasta algunos modelos de smartTV también entran dentro de este apartado.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

  Ahora bien. ¿Qué aspectos difieren entre la tercera y la cuarta generación de redes móviles? ¿Hay solo un tipo de 3G y 4G? Nos centraremos en dos diferencias principales: la velocidad y la cobertura.  

Velocidad: principal diferencia 3G y 4G

El tiempo de carga y descarga es hoy bastante importante. Sobre todo cuando vemos que muchos contenidos están en alta definición, lo cual convierte los archivos en más pesados que antes. Por ello, cada nueva generación de red móvil busca aumentar la velocidad para reducir los tiempos. La tecnología 3G se mueve en unas velocidades de descarga de entre 1 y 4 Megabit por segundo (Mbps). El 4G puede llegar a los 300, reduciendo el tiempo de espera hasta una ínfima parte de la generación anterior. En la práctica supone que un archivo de 100 MB tarde hasta 15 minutos en descargarse en un terminal conectado a la red 3G, mientras que en 4G serían apenas unos segundos. Esto se nota especialmente en los contenidos que se ven en streaming. Los cortes en 3G son mucho más frecuentes que si se usa una red de cuarta generación.  

La cobertura

Este es un punto clave a la hora de decidir qué tipo de terminal queremos utilizar. Al fin y al cabo, si no hay cobertura 4G, no servirá de nada tener un equipo compatible. Por eso, lo normal es que los dispositivos que se conectan a la red 4G también puedan hacerlo en 3G. Así pueden seguir funcionando, aunque más lentos. En las ciudades no suele haber problemas a la hora de encontrar las redes de última generación. Sin embargo, las zonas más alejadas no tienen tanta cobertura, llegando incluso a ser imposible conectarse en áreas rurales. Consultar un mapa de cobertura puede ser una buena idea si tenemos pensado salir.  

Tipos de 3G y 4G

Cuando se habla de diferencia 3G y 4G en realidad no se trata solo de dos redes. Cada una de ellas tienen diferentes tipos de tecnología, por lo que es complicado compararlas en la práctica. Cuando hablamos de 4G, lo normal es que se trate de la tecnología LTE, la cual en realidad no es completamente de cuarta generación. Aunque al tener unas prestaciones muy por encima del 3G se considera como tal. La auténtica 4G es la tecnología LTE avanzada, que puede llegar a triplicar las velocidades del LTE convencional. También se encuentran dentro de este término el HSPA+ y la tecnología WiMAX 2. En cuanto al 3G, en la actualidad nos referimos a una tecnología a caballo entre esta y el 4G, con HSPA como principal valedora. La tecnología 3G más extendida es el UMTS, basada en la tradicional GSM. El futuro de las redes móviles. Más adelante hablaremos de las redes de quinta generación. Estas prometen dejar muy atrás las velocidades del 4G. Aunque para ello aún pueden faltar algunos años.  

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia