Selecciona tu país

Cuando hablamos de compartir información y de realizar la comunicación entre distintos sistemas tecnológicos, el enrutamiento dinámico es uno de los primeros conceptos que nos vienen a la cabeza. Bajo este proceso una serie de máquinas que se encuentren dentro de una misma red tendrán capacidad para llevar a cabo una comunicación entre ellas de forma permanente. Su comunicación se ocupará de que las tablas de enrutamiento estén siempre en una actualización adecuada, se controlará el estado vinculado a los enlaces y además se podrán comprobar cuáles son las rutas más convenientes en base al estado del análisis de la red.

Otros de los objetivos de este tipo de enrutamiento incluyen que los routers puedan llevar a cabo procesos para compartir información dinámicamente, realizar el descubrimiento de redes remotas y optimizar el rendimiento para utilizar siempre la mejor ruta. Para profundizar en la aplicación del enrutamiento dinámico es conveniente conocer los tres tipos que existen: vector de distancia, estado de enlace y sistema híbrido.  

Descarga nuestra guía gratuita: Lo que debes saber si quieres estudiar informática

 

Vector de distancia

Este protocolo se beneficia del uso de vectores para poder saber cuál es la distancia que hay en una ruta. Implica un proceso pausado que dependerá del tamaño de la red y del sistema. No requiere grandes conocimientos para realizar su configuración, siendo uno de los protocolos más utilizados debido a la sencillez que implica su optimización. Cuando ya está funcionando el protocolo se dedica al envío de la tabla del enrutamiento, ocupándose de ello a través de sistemas multicast o broadcast dependiendo del caso.

Uno de los problemas que hay que saber resolver es el posible bucle que se creará en momentos en los que las tablas sean demasiado grandes. En este sentido hay que decir que la actualización se realiza cada medio minuto y lo hace partiendo de la información al completo, por lo que hay ocasiones en las que los bucles son inevitables.

Sus aspectos negativos se convierten, visto de otra forma, en ventajas. Por ejemplo, como es un protocolo poco exigente, no se carga demasiado el procesador de los routers y no existe el riesgo de bloquear el sistema. La facilidad de la configuración es otro de sus aspectos positivos, pero al mismo tiempo hay que añadir que se trata de un tipo de protocolo que no es escalable. Dentro de esta categoría se incluyen tanto RIP como IGRP.  

Estado de enlace

Este es otro de los protocolos principales de los que tenemos que hablar y saber cuando nos referimos al enrutamiento dinámico. Incluye los correspondientes a OSPF e IS-IS, destacando por ser más rápidos y por mantenerse actualizados de una manera distinta, mucho más dinámica y funcional. Son protocolos más eficientes y aprovechan la red con una mayor capacidad, pero esto también significa que es más complicado trabajar con ellos. Debemos tener una formación adecuada a la hora de conseguir configurarlos y exprimir sus posibilidades.

Entre sus rasgos más destacados hay que mencionar que utilizan el protocolo hello, con el cual tienen capacidad para saber si los routers cercanos se encuentran activos. Esto se consigue gracias a que todos los routers que disponen de este mismo protocolo están conectados en una simbiosis por la cual funcionan de forma más conveniente.

Por otro lado, las actualizaciones no se mandan cada 30 segundos como ocurre con el protocolo de vector a distancia, sino que solo se realizan en aquellos momentos en los que son requeridas.

Como aspectos positivos añadidos destaca la ausencia de bucles como los que hemos detallado en el punto anterior, una mayor velocidad en la convergencia, el uso único de multicast y la posibilidad de que puedan ser utilizados en redes más grandes.  

Sistema híbrido

El último caso es el protocolo híbrido, que mezcla los aspectos más positivos del protocolo de vector de distancia y del estado de enlace. Mantiene una gran parte de las ventajas del segundo protocolo que hemos mencionado, pero lo hace con un sistema más fácil de configurar, adaptado del protocolo más básico.

Se trata de una buena opción para aquellos profesionales y empresas que quieren utilizar lo mejor de ambos tipos de protocolo a través de la utilización de entornos EIGRP. Cada vez hay más empresas que para solventar distintos obstáculos con los que se encuentran en el enrutamiento dinámico optan por el uso de este modelo híbrido.

Ebook GRATIS: Informática

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia