Selecciona tu país

Estudiar psicología jurídica es una de las grandes opciones que se han abierto en el mercado profesional actual. Sigue leyendo este post para comprender por qué

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

 Para estudiar psicología jurídica, debemos saber primero qué es

En primer lugar, para comprender por qué es buena idea estudiar psicología jurídica, tenemos que tener claro que la psicología como estudio de la mente, de la cognición y de la conducta humana tiene muchas aplicaciones. Unas de ellas son las relacionadas con el derecho y la justicia. Estas son precisamente las áreas que forman parte de ella.

Por lo tanto, podríamos decir que es en realidad la suma de:

1. Psicología. Entendida, como comentábamos arriba, como el estudio de:

  • La mente humana. Haciendo una analogía actual podríamos definirla como el sistema operativo que maneja nuestro cerebro, que sería el ordenador físico.
  • La cognición humana. Todo lo relativo a la percepción, la atención, la memoria y la forma en la que captamos e interpretamos la información procedente del entorno.
  • La conducta humana. Las acciones que llevamos a cabo a partir de la información obtenida del entorno por medio de la cognición.

2. Derecho y justicia. De aquí se obtiene el adjetivo "jurídica", ya que lo jurídico hace referencia a todo aquello relacionado con el derecho y las leyes.

No podemos olvidar, además, dos cuestiones esenciales:

1. La primera de dichas cuestiones es que la psicología y el derecho pertenecen a una misma rama de conocimiento: la de las ciencias humanas y sociales.

2. Tanto la psicología como la rama jurídica tienen un mismo objetivo: la conducta humana. Mientras que la psicología se centra en el análisis de la conducta humana, el derecho lo hace en las leyes que regulan esa conducta.

Por lo tanto, al estudiar psicología jurídica estaremos entrando en ambas áreas, con todas las interrelaciones que hay entre ellas.

¿Qué hace un psicólogo jurídico?

Una vez explicado todo lo incluido en el punto anterior, estamos un paso más cerca de saber por qué es una gran idea estudiar psicología jurídica. Sin embargo, aún es necesario aclarar una cuestión vital. Dicha cuestión es la siguiente: ¿cuáles son las labores y responsabilidades profesionales de un psicólogo jurídico?

Sus funciones son tan numerosas como variadas. Dado que no disponemos de espacio suficiente para enumerarlas y explicarlas todas, podemos destacar las siguientes:

1. Evaluación y diagnóstico. Se analiza el comportamiento psicológico de los actores jurídicos (jueces, abogados, fiscales, víctimas, delincuentes etc.). Por ejemplo, en una institución penitenciaria será necesario un continuo diagnóstico y seguimiento psicológico de las personas internas.

2. Asesoramiento. Los psicólogos especializados en esta área aportan su experiencia y conocimientos para asesorar a órganos judiciales sobre temas psicológicos. Por ejemplo, pueden ayudar en la evaluación psicológica de un presunto criminal.

3. Prevención. Por otro parte, los especialistas de esta disciplina pueden elaborar programas de integración y rehabilitación de los actores jurídicos a nivel de la sociedad o a nivel penitenciario.

4. Formación. Los psicólogos jurídicos pueden aportar formación a jueces, abogados, policías o fiscales, entre otros, sobre temas psicológicos que puedan ser útiles en sus trabajos. Por lo tanto, no es extraño que al estudiar psicología jurídica te encuentres con uno de dichos profesionales como profesor y docente. De hecho, es algo altamente recomendable, ya que la experiencia que pueden compartir es mucho mayor que la de quienes solo conocen la teoría y no la han aplicado nunca a la práctica.

5. Campañas de información. Otra de sus funciones es la elaboración de campañas de información sobre temas de criminalidad para la sociedad.

6. Estudios. Consisten en la investigación de los diversos aspectos con las correspondientes conclusiones. Por supuesto, emplean el método científico para obtener conclusiones objetivas, válidas y fiables.

7. Mediación en conflictos. La intervención es esencial en casos de conflicto ya que aporta un punto de vista psicológico para encontrar soluciones que satisfagan a todas las partes.

Como puedes observar, un psicólogo jurídico puede estar especializado también en magisterio, comunicación o incluso política, por poner algunos ejemplos. Estudiar psicología jurídica te permitirá realizar cualquiera de estas labores profesionales y combinarla con aquellas otras que más te apasionen.

Estudiar psicología jurídica: ámbitos de actuación

Además de todo lo anterior, debes saber qué áreas o sectores serán de tu competencia una vez que te hayas profesionalizado.

Dependiendo de cada área del Derecho, la actuación del psicólogo jurídico puede ser diferente para adaptarse a las circunstancias especiales de esas áreas. Entre las áreas más destacadas podemos mencionar las siguientes:

1. Psicología forense. Son las actividades que el psicólogo realiza antes los tribunales de los diferentes órdenes: menores, familia, civil, penal, administrativo o laboral. Entre las labores que realizan en estos ámbitos se encuentran la elaboración de informes y la testificación en juicios, por citar algunos ejemplos de los más conocidos.

2. Psicología penitenciaria. Desde el momento en que se detiene a una persona por la supuesta comisión de un delito, es necesaria una asistencia psicológica, así como durante todo el tiempo que esté en un centro penitenciario.

3. Psicología policial. En este ámbito, los psicólogos jurídicos realizan evaluaciones para la selección de recursos humanos, formación, estudios psicológicos de perfiles de criminales etc.

4. Asistencia a las víctimas. Es un área con un gran desarrollo. El psicólogo jurídico está teniendo un papel cada vez más importante en el apoyo a víctimas de abusos sexuales, malos tratos, etc.

Por lo tanto, y como consecuencia de todas las funciones que realiza, este profesional debe tener conocimientos en áreas como el derecho de familia, el sistema penitenciario, la evaluación psicológica forense, el sistema judicial o el menor.

Como ves, estudiar psicología jurídica es una gran opción con un gran futuro en el mercado laboral y profesional.

Si quieres saber más sobre psicología y estás pensando en formarte en un ámbito en auge y con muchas salidas profesionales, visita nuestro artículo Estudiar psicología: 7 cosas sobre la carrera y por qué matricularte para ser un profesional completo en el sector de la salud.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia