Selecciona tu país

Las tecnologías de la información y la comunicación tienen un papel muy relevante en la cotidianeidad y educación de los niños y las niñas. Los recursos digitales ofrecen posibilidades para incrementar la riqueza de los estímulos visuales y auditivos en el aula.

El aula multisensorial está basada en el uso de la proyección en las paredes del aula, por ejemplo, la proyección de colores o imágenes como estrellas o círculos, y en el uso de sonidos envolventes para crear un entorno de bienestar. El efecto estético es impactante permitiendo un entorno estimulante o relajante según el tipo de proyección y de sonidos.

Aún así, el aula multisensorial debe favorecer el proceso educativo e ir más allá de los meros efectos estéticos. El uso adecuado del aula multisensorial como recurso innovador está basado en el procesamiento no intencional de los estímulos.

Los modelos atencionales provenientes de la psicología aceptan que el sistema nervioso humano tiene una capacidad limitada por lo que los estímulos son atendidos de manera selectiva. Un exceso de estímulos podría saturar el sistema nervioso de modo que los mecanismos atencionales regulan y distribuyen la capacidad atencional.

La atención selectiva se encarga de filtrar aquellos estímulos cuyo procesamiento parece menos relevante a partir de las características físicas del estímulo, del significado que tienen para el niño y/o de la necesidad de responder a él.

De todos modos, los filtros atencional en el sistema cognitivo humano son graduales atenuando aquellos estímulos menos relevantes pero permitiéndoles el paso. Es decir, el sistema permite distintos grados de consciencia en el procesamiento de los estímulos visuales y auditivos: mientras los estímulos más relevantes reciben la atención voluntaria, aquellos que son menos relevantes pueden ser, en parte, procesados requiriendo poca atención.

El resultado de ello es que las personas no son conscientes del procesamiento de estos estímulos menos relevantes. A pesar de ello, estos estímulos a los que se les presta menor atención, también son procesados por los niños y las niñas. Los pequeños son por tanto, sensibles a estos estímulos. El aula multisensorial tiene en cuenta la influencia de estos estímulos.

El aula multisensorial también permite un uso integrado dentro de las actividades programadas por el profesor. Los estímulos visuales y auditivos deben ser considerados para incorporarlos siendo la base de actividades que persiguen desarrollar competencias en los niños y las niñas; por ejemplo el área de conocimiento del entorno puede verse beneficiada por esta innovación.