Selecciona tu país

Muchas veces los padres y profesores ven los dispositivos móviles, smartphones y tablets, como elementos de distracción de los alumnos, tanto en casa como en clase. Sin embargo, es perfectamente posible darle un giro de 180 grados a la situación y utilizar estos aparatos como eficaces herramientas educativas. Un ejemplo puede ser utilizar la tablet para controlar el ordenador de clase desde cualquier lugar del aula y hacer anotaciones manuscritas, aunque existen otras posibilidades.


uso smartphones herramienta educativa

Utilizar un sofware de respuestas automáticas

Con la utilización del software adecuado, es posible convertir el smartphone personal de cada alumno en un mando a distancia para contestar preguntas al instante, mientras el profesor está realizando una explicación. De esta forma, el maestro tiene un conocimiento exacto del nivel de comprensión de sus explicaciones por parte de sus alumnos para tomar la decisión de tener que repetir lo explicado o avanzar en la explicación. Además, el profesor puede convertir sus apuntes en un eBook interactivo de una manera tan exageradamente sencilla que resulta sorprendente.

Uso de la tablet como Pizarra Interactiva

Actualmente, además de las pizarras digitales que se fijan en la pared, existen una generación avanzada de pizarras digitales interactivas que pueden conectarse al ordenador por wifi o bluetooth, permitiendo al profesor y a los alumnos controlar el ordenador de la clase y hacer anotaciones manuscritas desde cualquier lugar del aula. También es posible que  varios alumnos trabajen simultáneamente en trabajos en equipo y de competición.

Existe también una solución informática que se descarga en la tablet y hace de espejo, es decir se visualiza la pantalla del ordenador en la pantalla de la tablet de cada alumno. De esta forma, todos los chicos y chicas pueden disponer de todas las herramientas del software de anotaciones de la pizarra interactiva, así como  manejar cualquier aplicación del ordenador y realizar anotaciones manuscritas. Estas quedarán guardadas y posteriormente podrán ser impresas o exportadas a diversos formatos, entre las que se cuentas PDF, JPG, GIFF, HTML, formato universal, etc.

Por otra parte, el profesor puede realizar tutorías, reuniones colaborativas y clases a distancia, sin necesidad de disponer de video-proyector.  No cabe duda que tanto los smartphones como las tablets constituyen, en estos casos, unas herramientas fantásticas para los alumnos y para los profesores y, por supuesto, un importante ahorro de costos para los centros educativos.