Selecciona tu país

“No hay casos iguales, sino personas con dificultad, y cada persona vive su dificultad a su manera”

La relación de ayuda en el encuentro relacional con personas enfermas y necesitadas requiere una comunicación efectiva. El conocimiento y el entrenamiento de estas técnicas es fundamental. En la relación de ayuda nadie mejor que el propio sujeto conoce su situación. Ayudarle significa comprenderle y favorecer su propia aceptación, para que aprenda a convivir con las dificultades existentes. El tipo de comunicación más auténtica es aquella en la que se escucha y se participa desde la palabra o desde el propio silencio ya que incluso el silencio tiene un valor comunicativo. “El silencio es uno de los ingredientes más delicados de la comunicación interpersonal y de ayuda, de hecho, la calidad de nuestras palabras está ligada a la calidad de nuestros silencios”. Por lo tanto, escuchar significa un acto personal, privado y altruista cuyo objetivo es buscar la reciprocidad en la relación de ayuda.

En la comunicación verbal, se utiliza la palabra, nos comunicamos entre nosotros hablando, pero al utilizar la comunicación verbal debemos tener en cuenta como lo decimos y a quien se lo decimos. Sumado a esta, la comunicación no verbal apoya la comunicación verbal. Por ejemplo, el contacto ocular puede expresar sentimientos, deseos de cambio interpersonal o disposición para seguir o dejar de hablar. “Aprender a mirar supone entrenarse en el equilibrio consigo mismo, y con el otro”. También, las expresiones faciales se utilizan para iniciar o terminar las conversaciones, proporcionar feedback a los comentarios de otros, subrayar o apoyar un mensaje verbal y transmitir emociones. La expresión de las emociones parece ser un hecho universal, las diferentes culturas utilizamos la expresión facial del mismo modo, aunque variando en cuando y cómo las utilizamos.

Desde el grupo de Palo Alto, Watzlawick, Beavin y Jackson (1968) ya anunciaron los cinco axiomas de la comunicación humana:

  1. Es imposible no comunicar
  2. Toda comunicación tiene un aspecto de contenido y un aspecto relacional, tal es que el segundo clasifica al primero y es por ende, una metacomunicación.
  3. La naturaleza de la relación depende de la puntuación de secuencia de comunicación entre los comunicantes.
  4. Los seres humanos se comunican digital como analógicamente.
  5. Todos los intercambios comunicacionales son simétricos o complementarios, según que estén basados en la igualdad o en la diferencia

Por lo tanto, comunicación es compartir con el otro y descubrir en el otro una relación mutua que se enriquece con todos los aspectos verbales y no verbales. Aprender a comunicarnos y a escuchar es fundamental como seres sociales que somos ya que desde esa perspectiva disminuimos el conflicto y consideramos al otro en su individualidad y su yo con nosotros. Toda conducta en sí misma es comunicación incluso para las personas que se aíslan o que no quieren comunicar.

 

Para profundizar: Watzlawick, P.; Beavin, J., & Jackson, D.(1985) Teoría De La Comunicación Humana, Editorial Herder. Barcelona.