Selecciona tu país

La inteligencia lingüística es un concepto perteneciente a la teoría de inteligencias múltiples de Howard Gardner, un planteamiento considerado disruptivo dentro de la psicología y, por extensión, de la enseñanza puesto que supone un giro muy importante en la forma de entender la inteligencia.

Se pasa de un concepto rígido, homogéneo y donde predominaba la valoración de los resultados académicos, a una visión mucho más amplia y heterogénea de la inteligencia, en la que se incluyen múltiples variables y se ponen al mismo nivel competencias y habilidades personales que hacen referencia a distintas áreas del saber y del conocimiento, desde cuestiones muy técnicas, como la resolución de problemas de lógica, matemáticos o espaciales a áreas artísticas o emocionales.

La teoría de las inteligencias múltiples, planteada por el psicólogo estadounidense Howard Gardner, aporta una nueva y en ciertos aspectos revolucionaria visión del concepto de inteligencia, pasando de una perspectiva única y uniforme a la distinción de hasta 8 tipos de inteligencias diferenciadas en el ser humano, aportando además una serie de fundamentos que podrían contribuir en el desarrollo de cada una de ellas.

Los 8 tipos de inteligencia son:

  1. Inteligencia lingüística.
  2. Inteligencia lógíco-matemática.
  3. Inteligencia espacial.
  4. Inteligencia musical.
  5. Inteligencia kinestésica.
  6. Inteligencia naturalista.
  7. Inteligencia intrapersonal.
  8. Inteligencia interpersonal.

 

¿Qués es la inteligencia lingüística y cómo potenciarla?

La inteligencia lingüística o inteligencia verbal es la capacidad de manejar eficazmente las palabras, manipulando la estructura o sintaxis del lenguaje, la fonética, la semántica y sus dimensiones prácticas. A los escolares que tienen más desarrollada este tipo de inteligencia les encanta redactar historias, leer, jugar con las rimas, hacer trabalenguas y suelen tener facilidad para aprender idiomas.

Los perfiles y/o competencias profesionales que mejor encajan con este tipo de inteligencia son los políticos y oradores, escritores, ensayistas, etc.

Los maestros y profesores tienen la posibilidad de fomentar el desarrollo de los distintos tipos de inteligencia definidos por Gardner, animando a los niños a realizar determinados ejercicios y actividades, para cuya ejecución no es necesario disponer de material o recursos caros ni sofisticados.

En concreto, la inteligencia lingüística se puede potenciar con las siguientes acciones:

  • Trabajar con libros y materiales de lectura.
  • Fomentar la escritura de historias y cuentos con concursos y pequeños premios.
  • Potenciar el aprendizaje de idiomas.
  • Jugar a juegos de mesa que usen palabras (tipo scrabble).
  • Utilizar las tecnologías de la información y comunicación (TICs). Otra herramienta muy eficaz y útil lo constituyen las (TICs), puesto que el aprendizaje de todo tipo de materias relacionadas con la informática implica, por definición, el desarrollo de competencias lógico-matemáticas y lingüísticas. Sobre esta base existe, además, una amplia y variada oferta de recursos on line (muchos de ellos gratuitos) y videojuegos especialmente diseñados para trabajar prácticamente todos los tipos de inteligencia.

inteligencia lingüística

La integración de las inteligencias múltiples, como la inteligencia lingüística, en el sistema educativo supone importantes cambios metodológicos y evaluativos y un replanteamiento de temarios y competencias. Esta nueva visión entra en contradicción con unos currículos oficiales y normativos y, por lo tanto, estrictos y uniformes, con tendencias a estudiar las mismas asignaturas y temas y a presentarlas de forma idéntica en todos los centros.