Selecciona tu país

¿Has pensado en las posibilidades que ofrece la energía mareomotriz? El océano ha sido durante mucho tiempo una fuente de abundancia, abasteciendo a la humanidad con necesidades básicas como comida y transporte, y deleitándonos con su belleza y maravilla. Hoy, el hombre se lanza de nuevo al mar en busca de otro recurso vital: la energía. Dentro y debajo de las olas se encuentran reservas probadas de reservas de energía convencional no renovable, así como la promesa de energía limpia y renovable.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología. Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

Energía mareomotriz: uno de los tipos de energías renovables con más posibilidades

La energía renovable puede ser generada en este medio de diferentes formas:

       1. Por la energía mecánica del océano.

       2. Por el movimiento físico del agua en olas y mareas.

       3. Por su energía térmica, el calor absorbido por la luz solar que brilla sobre el mar.

La energía undimotriz: una fuente inconsistente

Las olas iniciadas por los vientos transmiten energía a través de la superficie del mar. Cuanto más grande es la ola, más energía contiene. Los dispositivos de energía de las olas aprovechan esta energía de dos maneras:

  • El movimiento hacia arriba y hacia abajo del agua se puede utilizar directamente para hacer girar un generador.
  • Los cambios de presión causados por el movimiento de las olas pueden forzar el aire a través de las turbinas para producir electricidad.

Desafortunadamente, las olas no son tan confiables como muchas otras fuentes de energía: su tamaño, velocidad y dirección varían considerablemente con el tiempo. Solo unas pocas áreas reciben olas grandes lo suficientemente consistentes como para hacer factible la producción comercial de energía undimotriz.

La energía mareomotriz: la fuente más confiable del océano

Las mareas son otra fuente de energía renovable. Causadas por la implacable atracción gravitacional del sol y la luna, las mareas son lo suficientemente poderosas como para levantar y soltar los océanos del mundo dos veces al día.

La electricidad se puede generar:

       1. Por el movimiento ascendente como descendente de las mareas.

       2. Por el flujo lateral de las corrientes de marea.

La mayoría de las pocas plantas de energía mareomotriz en funcionamiento utilizan presas, construidas a lo largo de la boca de las bahías. El agua queda atrapada detrás de la barrera durante la marea alta y luego se libera a través de turbinas durante la marea baja para generar electricidad.

Otras estrategias de energía mareomotriz utilizan dispositivos muy parecidos a los molinos de viento submarinos para aprovechar la energía de las corrientes de las mareas.

La energía de las mareas es más confiable y predecible que la energía de las olas, porque la subida y bajada de las mareas se debe a los movimientos regulares y fiables de la tierra y la luna.

Sin embargo, los flujos de las mareas, y por lo tanto la producción de energía, son intermitentes, se detienen, comienzan y cambian de dirección una o dos veces al día. Y la tecnología actual hace que esta forma de obtener energía sea práctica solo donde hay una gran diferencia entre las mareas altas y bajas. Solo unas pocas áreas costeras experimentan el rango de marea requerido de 5 metros o más.

Conversión de energía térmica oceánica

Otra fuente de energía renovable es la conversión de energía térmica oceánica, que utiliza agua de mar para convertir la energía solar en electricidad. Por una parte, el sol calienta las aguas superficiales y, al mismo tiempo, las corrientes heladas que fluyen de los polos enfrían las aguas profundas del océano. Esto crea un gradiente térmico, un cambio de temperatura de aguas superficiales calientes a aguas profundas frías, que se puede aprovechar para generar energía.

Las plantas de conversión de energía térmica canalizan agua caliente superficial y agua fría profunda y las utilizan para vaporizar primero y luego condensar agua de mar u otro fluido, en el proceso, haciendo girar turbinas que generan electricidad.

La conversión de energía térmica oceánica tiene varios beneficios potenciales además de la producción de energía. El agua del océano profundo que se descarga de las plantas es fría y rica en nutrientes. Se puede utilizar para la agricultura y la acuicultura, y para el aire acondicionado y la refrigeración. Aún más importante, cuando el agua salada se vaporiza y luego se condensa, se desala y se eliminan las sales. Este agua dulce se necesita en muchas áreas costeras para beber y regar.

No obstante, hay que tener en cuenta que la conversión de energía térmica oceánica solo se puede realizar de manera efectiva cuando el gradiente térmico excede los 20 ° Celsius dentro de los 1000 metros superiores del océano.

Inconvenientes de una energía limpia

Las tres fuentes de energía renovable del mar, la energía de las olas, la energía mareomotriz y la conversión de la energía térmica del océano, son limpias y casi ilimitadas. Pero el uso generalizado de las mismas también tiene importantes inconvenientes.

Estos tipos de fuentes renovables de energía suelen ser más costosos y menos eficientes que los métodos convencionales de generación de electricidad. Las instalaciones en alta mar y en la costa deben soportar condiciones difíciles y pueden interrumpir los procesos costeros e interferir con la vida silvestre.

Si quieres saber más sobre energías renovables y estás pensando en formarte en un ámbito en auge y con muchas salidas profesionales, visita nuestro artículo 5 razones para estudiar energías renovables para ser un profesional completo en el sector de la tecnología. 

Ebook GRATIS: Formación Tecnologia

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia