Selecciona tu país

El marketing operativo está diseñado para atraer y mantener a los clientes al satisfacer sus necesidades y superar sus expectativas. Su principal desafío es lograrlo en un contexto de eficiencia en costes.

 

¿Qué es el marketing estratégico y en qué se diferencia del marketing operativo?

El marketing estratégico habla de diferenciación y, aunque ésta resulta fundamental para capitalizar las fortalezas del negocio y mejorar la propuesta de valor, necesita materializarse en el marketing mix en que se basa el marketing operativo.

Todo plan de marketing tiene componentes tanto estratégicos como operativos. Mientras que el marketing operativo se ocupa del desarrollo de una gestión adecuada para alcanzar un conjunto de objetivos de negocio definidos a través del marketing mix, el marketing estratégico, por su parte, se refiere a definir lo que el negocio necesita ser y en lo que tiene que convertirse para poder seguir posicionándose por delante de sus competidores entregando siempre mejor valor.

Descarga nuestra guía gratuita: Las claves del liderazgo empresarial

En pocas palabras, el rol del marketing estratégico es el de decidir acerca de tres cuestiones:

  • En qué mercados competir.
  • Cuál será la base de la ventaja competitiva de la empresa.
  • Cuándo y cómo la empresa entrará en cada mercado.

Y, una vez que se conoce dónde, cómo y cuándo competir, hay que centrarse en aspectos relacionados con el precio, el producto, la promoción y la ubicación.

 

¿Qué es el marketing mix?

El marketing mix es una variedad de factores diferentes que pueden influir en la decisión de un consumidor de comprar un producto o utilizar un servicio, todos ellos quedan gestionados por los responsables del marketing operativo. Ellos se ocuparán de tomar las decisiones pertinentes acerca de los siguientes puntos:

  • Producto. ¿Qué hace que los clientes elijan un producto sobre otros? ¿Qué problema soluciona el producto ofertado? ¿Qué atrae a la gente a ese producto o servicio?
  • Precio. Hay una serie de estrategias de precios que pueden emplearse, entre las que destacan los siguientes modelos: paquete, suscripción, precio competitivo, descuento y precios psicológicos.
  • Promoción. ¿Cómo se van a comunicar a la audiencia los aspectos más importantes sobre los productos y servicios? La promoción cubre todas las tácticas de comunicación que se requerirán y, por eso, no solo abarca toda la función de marketing, sino que también aborda el proceso de ventas y otras áreas como las relaciones públicas y la publicidad.
  • Ubicación. Este factor se refiere a la distribución del producto. ¿Cómo encontrarán y comprarán los clientes lo que se les está tratando de vender? ¿Se venderá en tiendas minoristas o exclusivamente en línea? Dos de los canales de distribución más comunes son: ventas directas y mayoristas.

 

Estos cuatro factores son controlados por una empresa hasta cierto punto. Cuando se combinan estratégicamente, pueden provocar los comportamientos deseados de las audiencias objetivo, por ejemplo, registrarse como suscriptor o realizar una compra.

El marketing operativo, a través del marketing mix también consigue ayudar a las empresas a comprender mejor sus ofertas de productos y servicios y las formas idóneas de planificar un lanzamiento exitoso y una estrategia de marketing.

 

Ebook GRATIS: Liderazgo

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia