Selecciona tu país

Ha pasado mucho tiempo desde aquel famoso videojuego de ATARI llamado Pong. Pretendía ser dos palas de tenis de mesa (o ping pong) representadas con dos barras verticales y un punto que se movía de un lado a otro simulando la pelota. Aunque de aquella no se usaba la realidad virtual en los videojuegos, la idea era llevar el mundo real al digital, donde se podría jugar contra la propia máquina o contra otra persona.

Años más tarde con la llegada de las videoconsolas, aparecieron los periféricos como las pistolas, con ellas se podía apuntar a la pantalla y disparar a los distintos objetivos que te marcaba cada videojuego.

 

La evolución de la realidad virtual en los videojuegos

Desde la llegada de los primeros videojuegos como el Pong hasta el día de hoy  la realidad virtual en los videojuegos ha avanzado a pasos agigantados. Tanto que se crearon los videojuegos de simulación como por ejemplo el Fligth Simulator. Donde nos ponemos a los mandos de muchas clases de aviones y helicópteros para llevarlos de un aeropuerto a otro, recreando con todo detalle todos los accidentes geográficos del planeta.

Descarga nuestra guía gratuita: Videojuegos. Las 5 tecnologías vencedoras y las 5 olvidadadas en la pugna tecnológica

Al Flight Simulator le sucedió el X-Plane, el cual tiene autorización por parte de la Federal Aviation Administration (FAA) de los Estados Unidos, para el entrenamiento de pilotos de vuelo instrumental si se usa con hardware específico.

El último salto de la realidad virtual en el sector del ocio y los videojuegos lo tenemos en las nuevas videoconsolas y en los smartphones. Con la ayuda de unas gafas de realidad virtual podemos sumergirnos en un mundo capaz de engañar a nuestro propio cerebro, haciéndole creer que lo que está viendo es real. Tenemos percepción de profundidad, visión del entorno en 360º que conseguimos solo con mover nuestra cabeza.

 

 Un mundo de sensaciones y experiencias

Podemos ver con todo detalle los objetos que salen en todo momento, incluso podemos agarrarlos, girarlos, dejarlos otra vez en su sitio o lanzarlos.

Juegos como el Resident Evil 7 consiguen que tengas un montón de sensaciones al jugarlo con las gafas de realidad virtual. Es asombroso escuchar ruidos detrás tuya, girarte pensando que habrá algo y descubrir que no hay nada. Consigue meterte en ese mundo de paranoia en el que prestas atención a todo lo que pasa a tu alrededor aunque no pase nada. Escuchar el crujir de la madera en cada paso, acercarte a los cuadros de las paredes para visualizarlos o cualquier objeto que veas. Cosas en las que ni te fijarías sino estuvieras con las gafas VR puestas.Otro de los aspectos importantes es ver a los personajes que aparecen. Con las gafas puedes verles a los ojos como si fueran reales, ver como se les mueve el pelo, también ves los dientes, las manos. En el propio Resident Evil 7 es imposible no tragar saliva en algún momento.

La realidad virtual en los videojuegos no es solo de videoconsolas como decíamos antes, en los smartphones también podemos disfrutar de ellos. Existen algunas experiencias que son realmente interesantes como por ejemplo la de subirnos en una montaña rusa y vivir la emoción de ir en primera fila.

Es cierto que no sientes el aire producido por la velocidad pero sí que sientes el vértigo en cada descenso o en cada looping. Los gritos de los acompañantes en la atracción y el sonido de los vagones por la vía consigue meterte dentro de la experiencia en todo momento.

Otra experiencia que merece la pena vivir es la de viajar por el espacio para ver los planetas del sistema solar, incluso podemos ver nuestro sol y disfrutar como nunca de ese placer que parece tan real y que a día de hoy no podemos alcanzar.

 La realidad virtual en los videojuegos está en pleno desarrollo y avanza como nunca, de hecho, quién sabe qué sorpresas nos depararán los próximos años, lo único que podemos hacer ahora es disfrutar de este auge.

 

Ebook GRATIS: Videojuegos

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia