Selecciona tu país

La educación inclusiva es un enfoque pedagógico que entiende la diversidad como valor fundamental, reconociendo el derecho de una escuela para todos, donde todos tengan cabida en el aula ordinaria, sin que las diferencias culturales, étnicas, de sexo, religión, nacionalidad y tampoco de capacidad individual supongan una barrera para la igualdad ni provoque actitudes segregacionistas o excluyentes.

Una escuela es inclusiva cuando se rige por los siguientes parámetros:

  • Tiene un proyecto educativo que contempla la diversidad y las necesidades educativas especiales (NEE) de los alumnos.
  • Dentro de sus objetivos de gestión se encuentra la consecución de las infraestructuras y recursos necesarios de todo tipo (profesores de apoyo, materiales didácticos específicos) para poder satisfacer las necesidades y los diferentes ritmos de aprendizaje de cada uno de sus alumnos.
  • Búsqueda y potenciación de un perfil de docente inclusivo caracterizado por: la flexibilidad en el campo metodológico, una actitud positiva frente a la diversidad y valoración y comprensión de las distintas capacidades de sus alumnos.

iStock_000016869764_Medium1-1024x721

La adaptación curricular como instrumento de la educación inclusiva

La planificación curricular es el proceso durante el cual se prevé toda la acción pedagógica de un centro escolar. Es importante que la elaboración de los currículos se realice en clave inclusiva, es decir, se tengan en cuenta las capacidades, necesidades, nivel de base o trastornos del aprendizaje, como dislexia o discalculia, de cada alumno de manera individual. Hay que tener en cuenta, además, que todos los alumnos pueden formar parte del grupo con NEE en algún momento de su etapa escolar, aunque sea de forma momentánea y sólo en determinadas materias o asignaturas.

¿En qué consiste una adaptación curricular?

Es una planificación realizada por el equipo docente de un determinado centro educativo, de forma consensuada con la dirección, donde se especifican una serie de estrategias de organización, metodólogicas y evaluativas. Las metas de estas adaptaciones son:

  • Enriquecer los temarios generales establecidos por las autoridades educativas con las características y necesidades del contexto sociocultural del centro.
  • Adaptar las materias y competencias a la necesidades de cada alumno, especialmente en aquellos con algún trastorno del aprendizaje o cualquier otra circunstancia que los sitúen dentro del grupo de chicos o chicas con NEE.
  • En algunos casos puede ser necesaria la adaptación individual de ciertos criterios de evaluación.
  • En la adaptación curricular se deben planificar y gestionar los recursos que hacen falta para cubrir la necesidades de todos los alumnos, tanto de personal especializado en refuerzo escolar (profesores de apoyo, especialistas en educación especial, psicopedagogos, psicólogos o logopedas) como a nivel de infraestructuras (material didáctico adicional o eliminación de barreras arquitectónicas para permitir la movilidad de alumno con algún tipo de minusvalía).

Desde el punto de vista de la educación inclusiva la planificación curricular no se limita a establecer unas determinadas materias y competencias, sino más bien a amoldarlas y adaptarlas de forma que se conviertan en un instrumento eficaz para lograr una educación de calidad. Otros objetivos fundamentales son la trasmisión de valores positivos y respetuosos con la diversidad y la convivencia en un entorno apropiado y con los mejores recursos técnicos, humanos y de infraestructuras posibles.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia