Selecciona tu país

Estudiar de memoria libros y textos, de forma intensiva y a última hora nunca ha sido un buen método para conseguir buenos resultados académicos, y mucho menos para disfrutar con el estudio. Por suerte, existen diversas técnicas de estudio, divertidas y dinámicas con las que mejorar nuestros resultados y rendimiento.

 

5 Técnicas de estudio para mejorar el aprendizaje

Subrayar

Subrayar la parte más importante del temario es una de las técnicas de estudio más sencillas y conocidas. Una forma óptima de ejecutarla consiste en destacar las partes más significativas del texto usando distintos colores. Lo ideal es hacer primero una lectura comprensiva y subrayar lo más notable para, posteriormente, empezar con el estudio.

Mapas mentales

Crear un mapa mental o esquema es la mejor manera para resumir y organizar nuestras ideas. Ese método pueden ahorrarnos muchas horas de estudio y consolidar nuestros conocimientos de cara a un examen o cualquier otra prueba. Existen programas on line, como ExamTime, que ofrecen la posibilidad de crear mapas mentales de manera rápida, sencilla y gratuita.

Fichas de estudio

El uso de fichas de estudio es un método de aprendizaje especialmente eficaz a la hora de asimilar datos concretos, fechas, números o vocabulario, lo que la convierte en una técnica muy útil para trabajar asignaturas como Historia, Química, Geografía o idiomas. Otra de sus ventajas es que convierten las tareas de memorización en procesos mucho más eficaces y divertidos.

Ejercicios y casos prácticos

La realización y análisis de ejercicios prácticos puede facilitar la asimilación de  ciertos conceptos teóricos  que nos resultan especialmente complejos.Los  casos reales o prácticos ayudan a visualizar la teoría, asimilar los conocimientos de manera más sencilla y encontrarles una utilidad concreta. Esto es especialmente útil en asignaturas como Matemáticas, Física, Derecho y, en general, todas aquellas que involucren problemas y/o números.

maneras de estudiar

 

 

Organización el Estudio

Una de las técnicas de estudio más efectivas, pero que a menudo pasamos, por alto consiste simplemente en organizar nuestro estudio. Es importante establecer un calendario de estudio realista y concreto, que tengan en cuenta nuestros objetivos y el tiempo que tenemos disponible.  

Cuál es le método más adecuado

En realidad no existe un método que sea mejor que otro, Todo depende del nivel de estudios, la asignatura o materia y, sobre todo, los gustos y capacidades personales. El mejor consejo para elegir un método de estudio es valorar factores como el tema a estudiar, el tiempo y recursos disponibles, la dificultad del examen y adaptar el método y técnica de estudio a cada circunstancia. Hay que ser flexible puesto que, probablemente, cada asignatura, materia o prueba específica requerirá técnicas diferentes y, en muchas ocasiones, la combinación de varias.  

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia