Selecciona tu país

La psicología cognitiva es una de las corrientes psicológicas que más ha marcado la historia de esta ciencia. Y es, también, el paradigma más vinculado a las tecnologías de la información y las comunicaciones. La psicología cognitiva ha bebido directamente de los desarrollos en el campo cibernético e informático, pero también ha servido de inspiración y sostén a muchos de los avances y objetivos actuales en esas disciplinas tecnológicas. El objetivo máximo ahora mismo, el que está en boca de todos: construir máquinas que reflejen la más humanas de nuestras habilidades, la inteligencia. El desarrollo de la inteligencia artificial pasa necesariamente por el conocimiento de principios básicos de la psicología cognitiva. Hay una forma de inteligencia artificial, la llamada computación cognitiva, que parece erigirse en el intento más puro de emular la inteligencia, aún más, la psiquis humana. Empecemos a conocerla.

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

 

¿Qué es la computación cognitiva?

Aunque los conceptos alrededor de la inteligencia artificial surgieron desde hace décadas, la formulación oficial de qué es la computación cognitiva vino a formularse en el año 2014 gracias a un grupo de expertos de diferentes organizaciones, entre las que se encontraba IBM, Microsoft, Oracle y otras. La definición está siendo impulsada por el Consorcio para la Computación Cognitiva, una organización que pretende ser pionera en este campo. Más que un concepto pequeño y manejable, ofrecen una serie de ideas alrededor de qué se ocupa esta disciplina. Destacan que la computación cognitiva:

  • Se encarga de problemas donde prima la incertidumbre y la ambigüedad, es decir, problemas humanos.
  • Tiene en cuenta no solo la información proveniente de la fuente primaria, sino además información del entorno, muchas veces cambiante. Hace el contexto computable.
  • Los resultados de un procesamiento computacional cognitivo pueden tener valor prescriptivo, instructivo, de entretenimiento o simplemente constituir una sugerencia.

El ejemplo actual más cercano a lo que es un sistema cognitivo en el mundo digital, quizás sea el famoso Watson de IBM, que funciona bajo los principios y técnicas del aprendizaje profundo y que nadie duda de que seguirá evolucionando. En la actualidad una aplicación aparentemente sencilla como The Weather Channel, que usa Watson, es capaz no solo de dar un pronóstico muy acertado de varios días, sino que en función de los datos que recopila y analiza ofrece sugerencias sobre el tiempo que hace para correr o la posibilidad de alergias en la zona.  

Características de la computación cognitiva

Según el Consorcio para la Computación Cognitiva, esta debe ser:

  • Adaptable, usar datos en tiempo real o casi en tiempo real. Debe aprender de las variaciones en la información y adaptarse a los cambios de metas y requisitos
  • Interactiva: debe permitir interactuar fácilmente a sus usuarios, pero también hacerlo con otros sistemas y con otras personas.
  • Iterativa: debe ayudar a definir problemas, haciendo preguntas en aquellos casos en que el problema en sí sea ambiguo. Debe recordar procesos e interacciones previas para aplicarlas a situaciones novedosas actuales.
  • Contextual: uno de los principios básicos de la computación cognitiva. Debe tener en cuenta datos del entorno, como la ubicación, el tiempo, pero también datos aportados por el propio sujeto, como la información que proviene de sus órganos sensoriales.

  La psicología cognitiva estudia la mente, la computación cognitiva quiere crear una. La ingeniería de datos y el aprendizaje profundo son las herramientas que tiene el hombre para imitarse, y superarse, a sí mismo. Ya casi nadie duda de que es cuestión de tiempo que lo consiga.  

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia