Selecciona tu país

Parece que lo peor de la crisis económica ha pasado y se empieza a mover un poco más el mercado laboral. No obstante, todavía se presentan demasiados CVs por cada oferta publicada. Es por este motivo que todavía sigue siendo muy importante preparar un proceso de selección.

Lo primero de todo que debemos hacer es estructurar un buen Currículum Vitae (CV). Este es el primer documento que va a permitir descartar a los primeros candidatos y, en consecuencia, seleccionar a los más interesantes para la empresa.

Cuando nos llamen para concertar la entrevista, deberemos investigar sobre la filosofía de la empresa y sobre el puesto vacante que queremos ocupar. E incluso intentar averiguar cuál es la trayectoria profesional de aquel que nos va a hacer la entrevista. Un muy buen aliado para hacer esto es Linkedin, la red profesional por excelencia en la actualidad y una buena fuente de puestos vacantes.

 

 

A la primera entrevista debemos ir descansados y vestidos de acuerdo a la posición que vayamos a ocupar en el caso de ser el escogido. Es muy importante llegar puntual, ya que seguramente no somos los únicos que van a atender ese día y cualquier retraso, por pequeño que sea, va a retrasar el resto de las entrevistas.

Si la entrevista se compone también de una dinámica de grupo con otros candidatos lo más recomendable es que actuemos de manera concisa y que nos ciñamos estrictamente a lo que nos pregunten. No debemos interrumpir al resto de candidatos ni a los moderadores. Mantener siempre la mirada y la sonrisa hacia el resto de candidatos.

En el caso que hayamos superado satisfactoriamente todos los puntos anteriores, tendremos el 80% del proceso de selección ganado. En la entrevista individual con el responsable de selección tenemos que ser educados, humildes, delicados y mantener siempre la mirada ya que estaremos indicando sinceridad y seguridad.

Después de la entrevista individual con alguien de Recursos Humanos seguramente nos citarán, en el caso que sigan interesados en nuestro perfil, para una nueva entrevista con el jefe del departamento donde se oferta la vacante. Deberemos mantener el cuidado y la delicadeza ante el jefe del departamento que vayamos a ocupar. Deberemos seguir mostrándonos motivados por entrar a trabajar en la empresa y cuidar muy bien todas las respuestas que demos. Para no cansar al jefe, mejor que sean breves, pero con la información necesaria para conseguir que acceda a contratarnos.

Por último, debemos recordar que ante todo proceso de selección debemos comportarnos de un modo natural, respetar el silencio del entrevistador, hablar despacio, de manera clara, comprensible y evitar utilizar palabras negativas, frases obvias, clixés, etc.

Ah! Es muy importante tener presente que la entrevista no termina hasta que crucemos la puerta de la empresa. Cuidar mucho la despedida con nuestro entrevistador y confirmar de manera breve que estamos muy interesados en conseguir ocupar el puesto de trabajo vacante.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia