Selecciona tu país

La seguridad es una de las principales preocupaciones con las que se encuentran las empresas en el ámbito informático. Para asegurar que no se producen altercados inesperados es necesario sacar partido a una auditoría seguridad informática que analice los sistemas y las distintas estaciones de trabajo de la empresa a fin de poder descubrir vulnerabilidades existentes.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

 

Fases de un proceso imprescindible

El proceso de organizar esta auditoría, la cual también es conocida como auditoría de seguridad de sistemas de información, se divide en una serie de fases fáciles de entender, pero no tan sencillas de aplicar. No obstante, es crucial gestionarlas de forma adecuada para que cualquier empresa pueda realizar un repaso exhaustivo de sus sistemas y así descubrir los problemas que se puedan ocasionar. Los procesos que se realizan dentro de estas auditorías comprenden varias fases muy bien estipuladas. La primera implica la identificación de las vulnerabilidades. A continuación, estas se enumeran como forma de organizarlas, comprobando la existencia de topologías, redes y los distintos protocolos que se estén utilizando. Esta es una parte fundamental del proceso, dado que marcará el camino a seguir en la auditoría. Lo siguiente a realizar será asegurarse que se están cumpliendo los distintos estándares de categoría internacional que se vean implicados dentro de la auditoría. Algunos de los más habituales son COBIT e ISO. A continuación los profesionales que estén llevando a cabo el proceso se asegurarán de comprobar cuáles son los sistemas operativos que se encuentran instalados dentro del entorno informático de la empresa. No necesariamente tienen que ser sistemas activos, sino todos los que estén instalados aunque no se utilicen. Después de esto se deberá realizar un análisis exhaustivo sobre las aplicaciones y los diferentes servicios que estén instalados en la empresa y a partir de aquí con toda esta información en perspectiva, habrá que ver cuáles son las vulnerabilidades existentes. Se detectarán primero, después se comprobarán y en última instancia se evaluarán para ver cuál es el alcance de su magnitud. Una vez hecho esto, quedará implementar dos acciones. La primera de ellas será introducir medidas de corrección específicas que se puedan utilizar en la empresa para reparar las vulnerabilidades y que no vuelvan a ocurrir. Y en último lugar será necesario pautar unas recomendaciones acerca de cuáles pueden ser las medidas de prevención.  

¿Qué tipos de auditoría se pueden realizar?

Las empresas tienen que recordar que es muy importante que realicen auditorías frecuentes para poder mantener sus sistemas en orden y que no se produzcan problemas o se descubran grandes vulnerabilidades. Hay diferentes tipos de auditoría seguridad informática por las que se puede optar, como la auditoría de seguridad interna. Esta es aquella que se concentra en que se puedan revisar los niveles de seguridad que existen, así como la privacidad en la que se mantienen las conexiones y redes de la empresa. Es una de las auditorías más importantes, dado que la privacidad siempre es uno de los factores a destacar en cualquier empresa. De similares características es la auditoría de seguridad perimetral, que se concentra en comprobar si las redes del negocio están en riesgo por una brecha externa. En este mismo nivel se encuentra el test de intrusión, un tipo de auditoría que pone a prueba la resistencia y solidez de la infraestructura de la empresa. En su proceso se empuja y presiona a la resistencia de la red para ver hasta qué punto puede resistir los intentos de acceso no permitido. En los casos en los que ya se ha producido una filtración y un acceso involuntario habrá que realizar un análisis forense, que ayudará a reconstruir la situación de lo ocurrido. Esto evitará situaciones futuras en las que se pueda repetir lo ocurrido. Por último, en los tiempos actuales también se realizan auditorías de las páginas web de los negocios, ayudando a comprobar su volumen de resistencia en distintos aspectos. Esto es muy útil debido a que siempre va bien saber que no existen vulnerabilidades en la web a fin de evitar incidentes que puedan llegar a ser públicos a la vista del acceso permanente que existe a estos sitios. Y como complemento se pueden realizar auditorías a las herramientas online que se usen de forma añadida.  

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia