Selecciona tu país

La prevención de riesgos de ciberseguridad está a la orden del día. Los sistemas digitales de nuestras empresas se exponen casi de forma diaria a un gran número de amenazas que pueden hacer que nuestro sistema se vea dañado o desaparezca por completo con todo lo que almacene en su interior. Tomar medidas al respecto para evitar los posibles ataques es algo fundamental, dado que ningún negocio se quiere encontrar ante una situación sin vuelta atrás en la cual se pierda información valiosa. Para conseguir evitar incidentes hay cinco aspectos que nunca se deben olvidar:

  • Control de los accesos
  • Copias de seguridad
  • Firewall
  • Actualizaciones
  • Software antimalware

 

Un exhaustivo control de acceso

La gran mayoría de empleados que forman parte de una empresa suelen tener acceso ilimitado al sistema que está implantado y por consiguiente a la información y los datos que en él están almacenados. Sin embargo, esto puede traernos complicaciones, puesto que no controlamos todos los que pueden entrar en dicho sistema. Por este motivo, una de las recomendaciones que ofrece el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) es que restrinjamos el acceso a nuestro sistema informático.

Descarga nuestra guía gratuita: Los grandes desafíos de la ciberseguridad. Cuando protección y talento blindan el negocio

Los usuarios podrán entrar en él, pero solo podrán consultar la información que necesiten, no teniendo la oportunidad de conocer la totalidad del sistema. Además de controlar el acceso a los usuarios, también es importante que eliminemos todos los perfiles de los trabajadores que ya no se encuentran en plantilla y es esencial que los mecanismos que utilicemos para llevar a cabo estas restricciones, se revisen continuamente para evitar peligros mayores.  

La importancia de las copias de seguridad

Otro factor clave para prevenir incidentes de este tipo son las copias de seguridad. Es fundamental que hagamos copias de toda la información o los datos que se almacenan dentro de nuestro sistema. Así, en el caso de que seamos víctimas de un ataque, sabremos que podemos recuperar dicha información lo antes posible. Estas copias de seguridad no deben realizarse de forma aislada, hay que llevarlas a cabo periódicamente y también es muy aconsejable que las guardemos en lugares donde no se encuentre la información que hemos almacenado, puesto que así no serán accesibles para los intrusos. De nada nos sirve hacer copias de seguridad si las guardamos en el mismo lugar donde se encuentran los datos del sistema. Eso sí, comprueba que las copias se han creado de forma correcta y que podemos recuperar la información fácilmente si fuera necesario.  

La instalación de un firewall

Para proteger nuestro sistema informático del exterior, lo que debemos hacer es instalar un buen firewall. Así estaremos seguros de que no van a poder acceder a nuestro sistema tan fácilmente. Además, un firewall también es un buen elemento en el caso de que tengamos que compartir algunos recursos con personas externas, como puede ser el caso de proveedores o clientes. Sabremos que estos tendrán acceso a nuestra red corporativa pero solo a la parte que queremos, sin que otros datos del sistema puedan verse dañados. Así mismo, en relación a este tema es importante que separemos las redes Wi-Fi cuando vayamos a llevar a cabo acciones a través de nuestra red corporativa. Ten una red abierta al público y otra para la organización interna será muy positivo.  

Mantener el sistema actualizado

Con la gran cantidad de métodos y formas que se van creando cada día para realizar ataques informáticos es fundamental que tengamos nuestro sistema actualizado con las últimas versiones que se encuentren disponibles en el mercado. Si instalamos todas las actualizaciones, tendremos los parches de seguridad al día, no habrá sorpresas debido a bugs que se hayan detectado en tiempos recientes y para los que no estemos protegidos.  

Software antimalware

Además del firewall también debemos instalar un software antimalware que nos permita detectar los posibles virus y eliminarlos de nuestro sistema. Este software es fundamental para evitar que nuestro sistema se contagie a través de elementos externos por los que nos envían información, como el correo electrónico, páginas webs de terceros u otros sistemas de almacenamiento que están fuera de nuestra organización. De igual modo, este tipo de software también debemos programarlo para que analice cómo está en cada momento nuestro sistema informático y sepa encontrar las posibles amenazas a las que se puede ver expuesto.  

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia