Dietas-hospitalarias.jpg
Ciencias de la Salud

Dietas hospitalarias: definición y tipos básicos

Equipo de Expertos en Ciencias de la Salud

Las dietas hospitalarias representan un reto importante en la administración hospitalaria, tanto en términos de costos como de logística. Al mismo tiempo, son críticas para la evaluación de los servicios prestados a los pacientes. Mientras que los menús de un restaurante deben ser atractivos y satisfactorios, los menús de las dietas hospitalarias deben mejorar la salud del paciente y mantener un estado nutricional óptimo, a la vez que minimizan los costos y son de agrado al paciente.

En este artículo, describiremos qué son las dietas hospitalarias, identificaremos los tipos básicos y hablaremos sobre las innovaciones tecnológicas que están transformando la gestión de la alimentación hospitalaria.

Descarga nuestra guía gratuita: 6 tendencias en nutrición que marcarán los próximos años

¿Qué son las dietas hospitalarias?

Las dietas hospitalarias son planes de alimentación diseñados para garantizar que un paciente hospitalizado mantenga o alcance un estado nutricional óptimo (Goikoetxea, 2008). Pueden ser utilizadas para terapia, mantenimiento o prevención.

Las dietas hospitalarias son un elemento clave en el proceso de recuperación de un paciente y deben ser personalizadas de acuerdo a sus necesidades y restricciones nutricionales. Algunos pacientes pueden requerir una dieta hipercalórica debido a la desnutrición, mientras que otros pueden necesitar restricciones de calorías.

Tipos fundamentales de dietas hospitalarias

Algunos pacientes no necesitan un régimen dietético especial, por lo que se les brinda una dieta basal o normal. Esta dieta debe considerar los gustos del paciente y su estado nutricional óptimo.

Si un paciente hospitalizado presenta necesidades nutricionales específicas, se le brinda una dieta terapéutica, que es un plan de alimentación adaptado a sus características y es una parte importante de su tratamiento médico. Debido a la gran variedad de dietas terapéuticas, dedicaremos un apartado en nuestro artículo para hablar sobre ellas.

Dietas hospitalarias: tipos de dietas terapéuticas

a clasificación de cualquier proceso incluye criterios de clasificación, las dietas terapéuticas no son una excepción. Así, se pueden distinguir:

1. Dietas de progresión:

  • Dieta líquida: se recomienda para personas que necesitan muy poca estimulación gastrointestinal o que están pasando de alimentación por sonda a oral. Está compuesta por alimentos líquidos a temperatura ambiente, como caldo.
  • Dieta semilíquida: compuesta por alimentos de textura líquida y pastosa, como yogurt o gelatina, y alimentos triturados. Es un paso intermedio entre la dieta líquida y la dieta blanda.
  • Dieta blanda: se usa comúnmente en la transición de una dieta semilíquida a una dieta normal. Los alimentos son de textura blanda, pero enteros, con bajo contenido de fibra y grasas, como fideos, pan de molde o puré de papas.

2. Dietas con restricción calórica: Se utilizan comúnmente en personas con obesidad o sobrepeso. Se limita la ingesta calórica, pero se garantiza la aportación de nutrientes esenciales. Se suelen usar las siguientes dietas:

  • Dieta hipocalórica de 1000 kcal
  • Dieta hipocalórica de 1500 kcal
  • Dieta hipocalórica de 1800 kcal

3. Dietas con restricción glucémica: Aunque también se limita la cantidad de calorías diarias, la restricción se hace principalmente en la ingesta de carbohidratos. Incluye:

  • Dieta diabética de 1500 kcal
  • Dieta diabética de 1000 kcal
  • Dieta diabética de 1000 kcal

4. Dietas con modificación de la ingesta proteica

  • Dieta hipoproteica (de 40g o 20 g): dietas hospitalarias bajas en proteínas, se recomiendan para personas con enfermedad renal.
  • Dieta hiperproteica: en sentido opuesto a la anterior, esta dieta aumenta la cantidad diaria de proteínas que ingiere una persona, se aplica en casos de desnutrición, infecciones, cáncer o VIH.
  • Sin gluten: el gluten es una proteína presente en muchos cereales, la dieta sin gluten se sigue comúnmente por personas con celiaquía, que son intolerantes a esa proteína.

5. Dietas con modificación de lípidos

  • Dieta hipolipídica: se aplica en personas con niveles elevados de colesterol y triglicéridos. Dieta de prote
  • Dieta de protección biliopancreática: recomendada para personas con enfermedades de la vesícula biliar o pancreáticas. Restringe fuertemente la ingesta de grasas.

6. Dietas con modificación de fibra

  • Dieta sin residuos: dieta muy baja en fibra, lactosa y grasas, usada a menudo antes de procedimientos del colon que requieren limpieza del intestino grueso.
  • Dieta astringente: también es una dieta sin residuos, a menudo orientada a personas con gastroenteritis o diarrea.
  • Dieta laxante o rica en residuos: se aumenta la ingesta de fibra y líquidos, común en casos de estreñimiento.

Las dietas hospitalarias mencionadas son algunas de las más conocidas y aplicadas, pero en la práctica clínica existen muchas más, debido precisamente a la individualidad inherente a la dietoterapia. La tecnología cambiando la gestión de las dietas hospitalarias. La tecnología está cambiando la planificación, elaboración y distribución de las dietas hospitalarias. Estos son algunos ejemplos:

  • Robots que entregan comida: transportan y mantienen la temperatura adecuada, asegurándose de entregar la comida a la persona correcta.
  • Impresoras de comida en 3D: los purés pueden ser más atractivos con una impresora en 3D que crea formas innovadoras. Una empresa española ya vende un modelo de estas impresoras.
  • Pedir menú desde el celular: en algunos hospitales privados, sobre todo en EE. UU., se puede elegir un menú a través de una aplicación.
  • Software que permiten crear menús teniendo en cuenta las características del enfermo: con registros electrónicos, se pueden generar menús individualizados, ahorrando tiempo y dinero a los gestores hospitalarios.

Ebook GRATIS: Nutricion