Selecciona tu país

Los hábitos saludables de alimentación, al igual que cualquier otra conducta, requieren de aprendizaje y disposición a cambiar. Tanto las personas que desean alimentarse mejor como los profesionales que les ayudan en el proceso, tienen que salvar obstáculos e identificar otras conductas que están impidiendo la instauración de un hábito saludable. Con este artículo vamos a conocer 10 de los factores que más comúnmente se interponen en el camino hacia los objetivos nutricionales.  

 

Obstáculos en el camino hacia los hábitos saludables de alimentación

No planificar

Un error común y muy señalado, pero que igualmente se sigue cometiendo. No se planifican ni las comidas ni la compra. Como resultado se llena la cesta del súper de caprichos nada nutritivos y en el hogar es lo que termina por comerse. No planificar las comidas generalmente trae como consecuencia el consumo de aquello que es más inmediato, alimentos procesados poco saludables.

Comprar productos de bajo valor nutricional para darse “un capricho, un día”

Un clásico de los errores que impiden desarrollar hábitos saludables de alimentación: comprar productos sin valor nutricional como premio o como parte de un día de relajación.

Descarga nuestra guía gratuita: 6 tendencias en nutrición que marcarán los próximos años

El problema es que esos días se multiplican peligrosamente y además, seguimos asociando la comida de baja calidad al placer. Una conexión que es necesario romper.

Usar excesivamente edulcorantes naturales por considerarlos más saludables

Sustituir el azúcar tradicional por otros edulcorantes que hoy inundan el mercado no es la alternativa inteligente. Varios estudios están alertando de su vínculo con la diabetes y la obesidad. Aprender a disfrutar de otros sabores y de los alimentos menos dulces es algo al alcance de todos.

Añadir sal a alimentos que no lo necesitan

La mayoría de los productos procesados ya vienen con sal incorporada (excesivamente, dicho sea de paso), con lo cual los platos que lleven estos productos seguramente no requieran de más sal. Igualmente se añade a estas y otras recetas de forma casi automática, simplemente se asume que llevan cierta cantidad de sal porque sí, porque es lo que hemos aprendido. Probar las comidas para decidir si en verdad llevan sal es una opción saludable.

Ir a servicios de restauración donde el valor está en el tamaño de la porción

Mayor cantidad muchas veces significa una relación inversa con la calidad. Las hamburguesas, perros calientes y alitas de pollo pueden venderse a precios muy bajos y en grandes cantidades porque la materia prima también es barata y de calidad cuestionable. Por la misma cantidad de dinero posiblemente podamos disfrutar de una comida mucho más nutritiva y deliciosa en lugares donde sirven porciones adecuadas a nuestra salud.

No llevar la botella de agua

No hidratarse adecuadamente es común en la población. Muchas personas llegan a expresar que es porque olvidan tomar agua. Una forma muy sencilla de tener presente  la importancia de tomar líquidos es llevar la botella de agua con nosotros. Y que la botella sea reutilizable, claro está.

Saltar comidas

A pesar de que desde hace mucho el campo de la dietética desterró la idea de saltar comidas como forma de alcanzar algún objetivo nutricional, muchas personas siguen cometiendo ese error. Pasar muchas horas sin ingerir alimentos se traduce en alteraciones metabólicas y en el aumento del riesgo de atracón. La mejor opción es realizar de 5 a 6 comidas equilibradas durante el día.

Pensar que ir al gimnasio justifica comer de todo

La frase “yo como de todo porque voy al gimnasio” se esgrime como justificante para comer alimentos que en muchos casos solo aportan calorías excesivas. Un error que pasa por alto las más básicas relaciones de alimentación y salud. Nuestra dieta no solo define nuestro peso, sino además nuestro bienestar general. Quemar calorías no eliminará todos los otros problemas que genera la ingestión de alimentos procesados de bajo valor nutricional. Comamos en clave de salud.  

Ebook GRATIS: Nutricion

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia