Selecciona tu país

La concepción del tracto gastrointestinal como un órgano pasivo, con la única función de mediar la absorción de nutrientes, ha evolucionado hacia una perspectiva dinámica del mismo. El intestino no solo actúa como barrera fisiológica sino como el origen de mediadores inmunológicos llegando a afectar la salud metabólica y funcionalidad de órganos como el hígado y cerebro. La influencia del sistema inmune innato es de tal importancia que se ha revelado como esencial en la progresión tumoral en situaciones como el hepatocarcinoma y glioblastoma. Este contexto ha favorecido que se depositen enormes esperanzas en la inmunoterapia, que supone todo tratamiento capaz de polarizar una más efectiva respuesta antitumoral del sistema inmune. La inmunonutrición consiste en la utilización adecuada de nutrientes y estrategias nutricionales en el control y polarización de una efectiva respuesta inmunológica para combatir las alteraciones celulares derivadas de defectos en el metabolismo. Así, existen estrategias inmunonutricionales que pretenden inhibir la acción del sistema inmunológico (i.e., celiaquía, alergias, trasplantes) o favorecer una adecuada activación de la respuesta antitumoral. En otro orden de cosas, la inmunonutrición de precisión juega un papel importante en la nutrición personalizada con una potencial contribución significativa en la salud metabólica e inmunológica en los ejes ‘entero-hepático’ y ‘entero-cerebral’. Actualmente, existe un creciente y continuo interés en la identificación de nutrientes con actividad inmunomoduladora para su inclusión en terapias profilácticas, terapéuticas o diagnósticas, incluso el condicionamiento del medio intrauterino. La inmunonutrición en las enfermedades infecciosas se presenta con un altísimo potencial en el desarrollo de ‘vacunas orales’. Hoy en día es posible producir glicoconjugados nutricionales, los cuales, se han modificado para mejorar sus mecanismos efectores reduciendo la colonización de potenciales patógenos y disminuir los riesgos derivados del uso de antibióticos. Hoy en día es conocido que los tumores producen moléculas inhibidoras de la activación y diferenciación funcional de los linfocitos y de este modo de la respuesta inmunológica antitumoral. En este momento existen estrategias inmunonutricionales capaces de activar la respuesta linfocitaria mediante el control de las señales de la rama innata del sistema inmune, al tiempo que permitiendo una adecuada maduración de las células T reguladoras – responsables de la respuesta inmunosupresora. Además, es posible reprogramar metabólicamente determinadas poblaciones de células inmunocompetentes al tiempo que modular la expresión de receptores y proteínas implicadas en los procesos de metástasis tumoral. El control y polarización orientada de las células presentadora de antígenos permitiría el aumentar la efectividad de tratamientos frente al cáncer o enfermedades autoinmunes. Sin embargo, estas estrategias se hayan en fase de experimentación y el impacto, así como los beneficios derivados de éstas para el ser humano continúan siendo un gran reto científico. La intervención inmuninutricional de precisión se presenta como una terapia complementaria a la inmunoncología para combatir no solo la progresión tumoral, sino controlar la transformación y potencial programación metabólica celular. A pesar de su inmenso potencial, la inmunonutrición debe enfrentarse a ‘vacios de confianza’ en su eficacia dada la dificultad de demostrar la mejora o entrenamiento del sistema inmune en sujetos sanos. Así, como el identificar el mecanismo de acción ‘concreto’ subyacente dada la naturaleza pleiotrópica de muchos mediadores inmunológicos. El potencial inmunomodulador de los nutrientes alimentarios representa un enorme potencial para el desarrollo de estrategias de intervención y mejora de la salud con mínimos o insignificantes efectos secundarios. Entre los mayores retos a que se enfrenta la inmunonutrición de precisión es demostrar que los efectos tienen un impacto trasladable a la práctica clínica, si bien, su introducción para disposición de la población podría llevarse a cabo sin un excesivo control por parte de personal especializado. https://youtu.be/G42NAy04erI Enlaces de interés: Inmunonutrición: Logros y promesas Inmunonutrición: Enfoque en el paciente quirúrgico   Dr. José Moisés Laparra Llopis Profesor en la Maestría en Nutrición y Actividad Física para la promoción de la salud Dept. Nutrición de Precisión en Cáncer Instituto Madrileño de Estudios Avanzados en Alimentación (IMDEA Alimentación)