Selecciona tu país

Las infecciones informáticas siguen a la orden del día en la actualidad y es fundamental que tengamos en cuenta los tipos de malware predominantes para que estemos informados y nos podemos proteger de ellos. La mala noticia es que incluso hoy día hay tantas amenazas que resulta complicado poder estar preparados ante todas, pero para los profesionales del sector y para quienes estudian informática es crucial tener una buena preparación.

Troyano y Gusanos

Dos de los principales sospechosos habituales en lo que se refiere a malware, así como dos de los que llevan más tiempo entre nosotros. Los troyanos son aquellos virus que se dedican a infectar los equipos con la intención de crear una puerta de entrada que los hackers puedan utilizar para atacar posteriormente a voluntad. Estas puertas de entrada tienen tantas utilidades que los troyanos resultan un malware muy peligroso. Por su lado, los gusanos producen problemas en el rendimiento de los ordenadores y tienen la particularidad de extenderse entre distintos equipos con una facilidad elevada a través de la infección de distintos programas que conectan a los usuarios (como por ejemplo el correo electrónico).

Descarga nuestra guía gratuita: Lo que debes saber si quieres estudiar informática

Ransomware

Muy popular en este año 2019 por tener la particularidad de infundir mucho miedo en los propietarios de cuyos ordenadores o móviles quedan infectados. Cuando entra un ransomware en nuestro dispositivo se produce la infección del mismo y a continuación queda bloqueado sin que el usuario lo pueda volver a utilizar. Lo que ocurre cuando se trata de retomar el control del terminal es que aparece un mensaje en el cual se amenaza al usuario para que haga el pago de un rescate si quiere recuperar la operabilidad de su móvil u ordenador. En ocasiones el ransomware incorpora algún tipo de amenaza contra el usuario a modo de forma de chantaje que lleve a que las víctimas no tengan ninguna duda en cuanto a hacer el pago del dinero que se les está pidiendo. En cualquier caso, como las demás vías de malware, el ransomware se puede combatir y hacer el pago del rescate nunca se trata de la opción recomendable para las personas que sufren este tipo de infección.

Phishing

Sigue siendo muy frecuente que los usuarios reciban de forma frecuente correos electrónicos o se encuentren con páginas web que resultan tan parecidas a las auténticas que den el pego lo suficiente como para que los usuarios introduzcan sus datos personales en ellas. El problema llega cuando se descubre que este correo electrónico en el cual hemos pinchado para aparentemente entrar en nuestra cuenta bancaria, en realidad se trataba de un ataque de phishing creado para robarnos justamente esos datos de acceso al banco. Lo mismo puede ocurrir con nuestras cuentas de usuario de otros muchos servicios, así que siempre hay que estar muy atentos a los intentos de phishing con los que nos encontremos.

Spyware y Adware

Con estos dos tipos de ataque también tenemos que tener un cuidado especial. El spyware se ancla dentro de nuestro equipo y comienza con la absorción de información personal del usuario, como contraseñas, cuentas de programas y otros datos con la intención de utilizarlos en su beneficio. Una vez el malware ha dado inicio al robo de los datos, estos se envían a otro equipo y es ahí donde el atacante les saca provecho de una forma peligrosa.

Por su lado, el adware es el que se instala de forma disimulada, pero normalmente sin engañar al usuario, cuando estamos instalando nuevo software. Para evitar que acabemos con el ordenador lleno de adware tenemos que fijarnos mucho en el momento de la instalación de programas y buscar aquellas cajas de diálogo en las que se nos pueda desmarcar que damos nuestra aprobación para la instalación del adware. Si uno de estos malware se nos cuela, lo que ocurrirá es que nos acompañará mientras navegamos o incluso tendrá pop-ups que aparecerán mientras visitamos páginas web.

Ebook GRATIS: Informática

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia