Selecciona tu país

El modelo de cloud computing ha facilitado en buena medida las posibilidades de una empresa. Hasta hace poco, un servidor físico tenía que ser cambiado por otro al llegar al límite. Algo que suponía un grave trastorno, hasta el punto de ser imposible en determinados casos. De hecho, la solución era unir nuevos servidores a los ya existentes, para lo cual se necesitaba un espacio mayor. Los servidores en la nube eliminó esta necesidad, además de ampliar las posibilidades y reducir los costes.

 

¿Qué tipos de nube existen?

Antes de hablar de las ventajas y desventajas de los servidores en la nube, cabe destacar que hay varias opciones:

  • Una nube pública o compartida. En ella se aprovecha el potencial del servicio junto a otros usuarios. Empresas como Amazon o Microsoft tienen este tipo de nube pública, en la que es necesario ser experto en comunicaciones para aprovechar los recursos.
  • Los servidores en nubes privadas difieren de la anterior en que los servicios que se prestan solo pueden ser utilizados por una empresa en concreto. Como norma general cuentan con una estructura y aplicaciones pensadas específicamente para cubrir las necesidades de esta, como licencias de uso para programas o cuentas de usuarios.

 

¿Cuáles son las ventajas de contar con servidores en la nube?

El aspecto más a favor de tener los servidores en la nube es el económico. Comparado con un servidor físico, el precio de mantenimiento y servicio es sensiblemente inferior. También en cuanto al espacio que debe dedicarse cuando se trata de un servidor local, que a menudo requiere un cuarto de gran tamaño.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología. Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

Los servidores en la nube se pueden adaptar con mayor facilidad a las necesidades de una empresa. En caso de que estas requieran ampliarlo, un servidor remoto se puede escalar sin problemas. Y lo mismo ocurre si la necesidad es a la inversa.

Otro de los puntos positivos el un mayor rendimiento de los servidores. Los discos que se utilizan son de última generación, por lo que la velocidad de los procesos para la empresa es la mejor posible.

También es una ventaja en cuanto a seguridad. Incluso si se pierde el equipo, los datos estarán a buen recaudo y no será fácil acceder a ellos.

 

¿Tienen desventajas los servidores en la nube?

En el aspecto negativo se puede destacar que los datos están fuera de la empresa. Esto supone para algunos cierto temor por si el proveedor sufriera algún problema. Además en algunos casos se podría estar incurriendo en una infracción, al exigir ciertas leyes el acceso a la información. Muchos de estos servidores están en países diferentes al de la empresa que accede a ellos.

 

¿Es una buena opción tener servidores en la nube?

Lo cierto es que más que una opción, contar con este tipo de servidores es prácticamente una necesidad. La transformación digital hace que a nivel competitivo sea importante saber adaptarse de inmediato, a la vez que se reducen costes y se aprovechan mejor los recursos. Factores en los que un servidor en la nube no se puede comparar con soluciones de otro tipo.

 

Ebook GRATIS: Formación Tecnologia

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia