Selecciona tu país

Las agencias de calificación son entidades privadas que emiten una opinión sobre la solvencia de una entidad o un instrumento de deuda concreto. Las agencias más importantes y que ocupan más del 90% del mercado mundial son Standard and Poor’s, Fitch y Moody’s, de capital norteamericano.

Las citadas agencias categorizan dichas opiniones en escalas alfanuméricas propias, asignando la tan citada triple A (AAA) como máxima nota que supone el menor riesgo posible y D que supone la peor nota y que equivale a una situación de Default.

Moody's S&P Fitch
Aaa AAA AAA Grado de inversión
Aa1 AA+ AA+
Aa2 AA AA
Aa3 AA- AA-
A1 A+ A+
A2 A A
A3 A- A-
Baa1 BBB+ BBB+
Baa2 BBB BBB
Baa3 BBB- BBB-
Ba1 BB+ BB+ Grado especulativo
Ba2 BB BB
Ba3 BB- BB-
B1 B+ B+
B2 B B
B3 B- B-
Caa1 CCC+ CCC+
Caa2 CCC CCC
Caa3 CCC- CCC-
Ca CC CC
C C C
D (quiebra) D (quiebra) D (quiebra)

Fuente: Bloomberg

¿Y por qué son tan importantes para los mercados financieros? Para los inversores y entidades financieras, en principio porque dan una información a todos los agentes económicos teniendo en cuenta factores cuantitativos y cualitativos, reduciendo el riesgo que supone la situación actual de una entidad, de un país o de un activo financiero concreto. Ofrecen, en definitiva, niveles de confianza al mercado desde un punto de vista objetivo e independiente, teóricamente.

Las críticas más importantes que reciben son que tienen escasa capacidad de predicción, que el accionariado de las propias agencias está compartido, que el sistema de parrilla que asigna no es lo suficientemente metódico, qué se les ha concedido demasiada importancia por parte de los mercados para valorar empresas o incluso países, que son un oligopolio muy concentrado y qué califican a quién les paga con lo que la objetividad es más que cuestionable.

De hecho algunas entidades han decidido no solicitar la calificación de ciertas emisiones de deuda por el impacto negativo que les supone.

No estaría de más potenciar más agencias de calificación de capital europeo y asiático con el fin de aumentar la competencia en el sector buscando la mayor imparcialidad posible. En nuestro caso, la propuesta de una agencia de calificación europea formada por agencias locales  está sobre la mesa. Esto incrementaría la competencia en un campo tan importante para los mercados financieros que aumentaría su credibilidad ejerciendo un papel de supervisor y control sobre los emisores de deuda. Esto sería un paso más hacia la Unión Europea que la propia Comisión no termina de impulsar, ¿a quién no le interesa?