Selecciona tu país

Carlos de Matesanz es periodista especializado en música clásica y uno de los expertos que participan en el "Aprendiendo a..." Entender la ópera que está impartiendo la VIU. Hablamos con él sobre la figura de la gran Maria Callas.

¿Qué parte del temario aborda usted?

Analizo los recursos técnicos de la gran soprano greco-americana Maria Callas a la hora de interpretar los personajes, y cómo esos recursos técnicos ayudan a dar vida a un personaje, que al final es lo que uno ve en una representación..

¿Callas revolucionó la técnica vocal?

Más que en los recursos técnicos en sí, la revolución fue en el uso de los mismos. Su manera de cantar era muy peculiar, además de única y personal. Ella era heredera de la gran tradición del canto barroco. En una época en la que se cantaba al modo “verista”, una manera de usar la voz muy despampánate y brutal para expresar emociones desgarradas e incluso barriobajeras, ella conservó toda esta fuerza de expresividad pero recuperó muchos recursos del canto barroco que solo se utilizaban para hacer florituras. Fusionando todas estas características consiguió dar relieve a personajes que antes se cantaba de un modo ñoño o por el otro lado consiguió darle una estatura aristocrática a papeles que se interpretaban de un modo un poco desarrapado

¿Hay un antes y después de Maria Callas?

Sí, pero casi más que por la manera de cantar, por cómo después de pasar un fenómeno de estas características, el público percibe las posibilidades de un género. Por ejemplo, Wagner en el siglo XIX revolucionó la ópera, pero nadie después de él tras intentarlo consiguió componer óperas como las suyas. Después de Maria Callas hubo sopranos que intentaron imitarla, además descaradamente,  y acabaron en el más grande de los descalabros, porque se hacían polvo la voz. O eras Maria Callas o no había manera. Después de lo que ella hizo, muchas sopranos que no la imitaban se dieron cuenta de que ese era el camino que a partir de entonces debía tonar la interpretación vocal y sobre todo el público se dio cuenta de cómo los cantantes estaban divididos en veristas y “jilgueros”, cuyo único mérito era cantar notas muy pulidas, y como estos se podía fusionar y hacer una interpretación dramáticamente creíble. A partir de Maria Callas el público exige que los cantantes tengan mejor presencia escénica, que sepan desenvolverse mejor  en el escenario y son más exigentes con las posibilidades del canto.

Para gente que no conozca la ópera¿Por qué Maria Callas?

En primer lugar es una figura muy atractiva, que trascendió la ópera, que estuvo en la crónica social, fue una figura mítica del siglo XX, al igual que Marilyn Monroe o Grace Kelly. Para el novato es muy interesante empezar con Callas porque explota un arsenal de material comunicativo que engancha de primera mano. Quien piense que la ópera es un tema aburrido cuando vea a María Callas hecha una leona o haciendo todos los gorjeos del Barbero de Sevilla de Rossini, se va a dar cuenta de lo que realmente puede dar de sí un cantante de este género, lo fascinante de este mundo.

¿Cuál es el perfil de Maria Callas?

No era una única soprano, en ella se aprenden varios tipos de canto. Callas era lo que se conoce como una soprano absoluta, que podía cantarlo todo. Llegaba desde los agudos más extraordinarios como el mi bemol alto hasta unos tonos oscuros, que casi eran de contralto.Aunque su repertorio siempre fue de soprano de obras dramáticas con las que a uno lo dejaba helado, también podía cantar partes ligeras y cómicas porque era una excelente actriz cómica, aunque eso no lo abordó mucho. Viendo los papeles de su carrera también se pueden conocer las diferentes tipologías vocales en una sola cantante.

Maria Callas dio un paso más en el trabajo actoral…

Absolutamente. Era un monstruo escénico y es muy notable ver esto también desde el punto de vista biográfico. Ella era una muchacha muy acomplejada, con problemas familiares, ya que sufrió la separación de sus padres. Era una muchacha gordita, parada, feucha, acomplejada. Por pura fuerza de voluntad y utilizando todos sus traumas se metía en los papeles más diversos. Además llevó a cabo un trabajo formidable con su físico. Todo el mundo conoce aquella historia de que se transplantó una tenia, si es que eso es cierto, o de que siguió un régimen brutal y perdió 30 kilos, convirtiéndose en una mujer sensacional en escena.

¿Existe hoy una soprano que pueda ser su heredera?

Total, completa, radical y absolutamente no, ni de lejos. También es cierto que la manera de cantar de las sopranos se ha ido volviendo más cauta, después de que algunas post Callas quemaran mucho la garganta intentando imitarla. Creo que los profesores también son más cautos ahora y se llevan voces muy bonitas, esmaltadas y pulidas, pero bastante pequeñas. Aquello de soltar el chorro de  voz como Callas y que se viniera abajo el teatro es patrimonio de muy pocas voces dramáticas que por el contrario no tienen la capacidad actoral.

¿Cual sería su obra de referencia?

Ella pensaba que Bellini había escrito para ella el papel de Norma, y se ponía  muy celosa cada vez que sabía que había alguna otra mujer cantando esta obra. Si escuchamos la gran escena de salida de Norma podemos ver distintas categorías de su canto, de cómo realmente era una actriz que decía el texto en el recitativo, la maravillosa cantante en el celebérrimo Casta Diva y luego la cantante de fuerza, bravura y agilidad de la Cabaletta final.

¿Te ha interesado?