Selecciona tu país

Microbiota ¿Qué es? Se denomina microbiota a la comunidad ecológica de microorganismos comensales, simbióticos y patógenos que se encuentra en y sobre todos los organismos multicelulares. La microbiota incluye bacterias, arqueobacterias, protistas, hongos y virus (Peterson et al., 2009). Se ha estimado que los microorganismos que viven en nuestro cuerpo están formados colectivamente hasta por 100 billones de células, multiplicando por diez el número de células humanas y lo que sugiere que codifican al menos para 150 veces más genes únicos que nuestro propio genoma (Ley, Peterson, & Gordon, 2006). La mayoría de estos microorganismos residen en el intestino, tienen una profunda influencia en la fisiología humana y la nutrición, y son cruciales para la vida humana (Chassaing et al., 2016) (Backhed, 2005). Dentro de las distintas comunidades microbiológicas que formas parte de la microbiota, la más importante es la que se encuentra en el tracto intestinal. El tracto intestinal está habitado por una gran comunidad diversa de microorganismos denominados colectivamente microbiota intestinal. De hecho, según estudios recientes, la microbiota del intestino de un humano sano está compuesta aproximadamente de 1014 bacterias, que en su totalidad se estima que contienen 150 veces más genes que nuestro genoma completo (Tilg & Kaser, 2011).

La microbiota intestinal proporciona importantes beneficios, especialmente en el metabolismo y el desarrollo inmune. De hecho, la alteración de la relación microbiota-huésped está asociada con numerosas enfermedades inflamatorias crónicas, incluyendo la enfermedad inflamatoria intestinal y el grupo de enfermedades asociadas a obesidad colectivamente referidas como síndrome metabólico (Chassaing et al., 2016). El síndrome metabólico es el nombre genérico que reciben un grupo de factores de riesgo que se asocian con enfermedades cardiovasculares y otros problemas de salud, como la diabetes y enfermedades hepáticas. En la actualidad se conoce que la dieta, la genética y la microbiota intestinal interactúan en el desarrollo del síndrome metabólico y que las enfermedades relacionadas con el síndrome metabólico, tales como la aterosclerosis, la diabetes mellitus, la enfermedad hepática grasa no alcohólica y ciertos tipos de cáncer son las principales causas de muerte evitable en países desarrollados. El estudio de la microbiota ha avanzado mucho en los últimos años debido a los recientes avances tecnológicos (genómica principalmente) y la rápida acumulación de conocimientos posibles gracias al desarrollo de diferentes programas de análisis. Los esfuerzos a gran escala han descrito los componentes de la microbiota humana y su capacidad funcional, y han permitido comparar esta microbiota con distintos síndromes. Ya que sabemos que la microbiota desempeña un papel crucial en la patogénesis del síndrome metabólico, estamos en medio de un cambio de paradigma en nuestro enfoque para combatir las enfermedades asociadas a este síndrome mediante el estudio de la microbiota intestinal. Consideraciones finales Existe una creciente colección de datos que describen la estructura y capacidad funcional de la microbiota con el huésped. En el futuro, se espera caracterizar aún más las funciones de la microbiota y los mecanismos subyacentes a las interacciones huésped-microorganismos, a la vez que su interacción con la genética del individuo y la dieta. Estos datos proporcionarán una mejor comprensión del papel de la microbiota en la salud y la enfermedad. La siguiente etapa crítica es investigar las funciones de la microbiota. Estos estudios proporcionarán una mayor comprensión de las interacciones huésped-microbioma que contribuyen a la salud y la enfermedad, y eventualmente podrán conducir a terapias dirigidas para no solo mantener la salud sino también para el tratamiento de enfermedades. Para más información sobre la microbiota intestinal y cómo nos afecta, podéis seguir el siguiente vídeo: https://youtu.be/5aQk9rCzOAE

Dra. Jessica Furriol Profesora en el Máster en Nutrición y Actividad Física para la promoción de la salud  

Referencias Backhed, F. (2005). Host-Bacterial Mutualism in the Human Intestine. Science, 307(5717), 1915–1920. https://doi.org/10.1126/science.1104816 Chassaing, B., Koren, O., Goodrich, J. K., Poole, A. C., Srinivasan, S., Ley, R. E., & Gewirtz, A. T. (2016). Corrigendum: Dietary emulsifiers impact the mouse gut microbiota promoting colitis and metabolic syndrome. Nature, 536(7615), 238–238. https://doi.org/10.1038/nature18000 Ley, R. E., Peterson, D. A., & Gordon, J. I. (2006). Ecological and evolutionary forces shaping microbial diversity in the human intestine. Cell. https://doi.org/10.1016/j.cell.2006.02.017 Peterson, J., Garges, S., Giovanni, M., McInnes, P., Wang, L., Schloss, J. A., … Guyer, M. (2009). The NIH Human Microbiome Project. Genome Research, 19(12), 2317–2323. https://doi.org/10.1101/gr.096651.109 Tilg, H., & Kaser, A. (2011). Gut microbiome, obesity, and metabolic dysfunction. J Clin Invest, 121(6), 2126–2132. https://doi.org/10.1172/JCI58109