Selecciona tu país

La fotografía aérea es uno de los campos en los que el uso de drones se ha generalizado. Gracias a ellos es posible obtener imágenes sorprendentes sin correr riesgos. Por ello, es natural que se estén imponiendo a otros métodos. Veamos algunas de las características que debe cumplir los mejores drones con los que hacer fotos.  

Para uso profesional o de ocio

Lo primero que se debe mirar es el uso. No es lo mismo buscar un dron para entretenernos que usarlo como herramienta de trabajo. En cualquiera de los dos apartados se pueden encontrar muchos modelos. Aunque un dron doméstico puede ser insuficiente para trabajar. Y uno demasiado avanzado será mucho para pasar simplemente el rato. Por tanto, antes de mirar drones hay que pensar cuál será el potencial máximo que se le piensa sacar.  

Los mejores drones de ocio

Si se trata solo de hacer fotografías como entretenimiento, se puede decir que incluso algunos modelos básicos son suficientes. Dependerá más bien de gustos y preferencias más que de prestaciones. Desde mini drones con cámara para espacios interiores o zonas al aire libre en las que se van a tener a la vista en todo momento hasta modelos con mejor resolución y características.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología. Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

También dependerá de la habilidad del piloto. Si no se está familiarizado con el manejo de un dron, lo mejor es buscar algún modelo básico que sea sencillo de usar. Una vez que vaya adquiriendo experiencia se puede avanzar y elegir modelos más complejos.  

Características de la cámara

Si hablamos de drones para fotografía, es natural que uno de los factores clave sea la cámara que lleve instalada. No es solo una cuestión de resolución, sino que también hay otros elementos importantes. La cámara puede estar incorporada en la aeronave o contar con un espacio para alojarla. En este caso, la ventaja es que se pueden mejorar las prestaciones sin tener que cambiar de dron. La cámara debe contar con un estabilizador que evite la vibración de la imagen. De lo contrario, todas las fotografías saldrán borrosas, ya que estamos manejando un aparato en movimiento. Para el campo profesional, los mejores drones son los que tienen una cámara con objetivo gran angular. Y que permita elegir cuál es el campo de visión que se quiere retratar. También es interesante poder aplicar efectos directamente, sin tener que editar después. Y no está de más que también grabe vídeo, algo que prácticamente todas las cámaras en drones pueden hacer. Si se van a realizar vuelos largos, posiblemente el disparo por control remoto no sea la mejor opción. Será más adecuado programar la cámara para ir realizando disparos automáticos cada cierto tiempo. Y seleccionar después las mejores fotografías que haya recogido.  

Tamaño de la aeronave

Según sea el trabajo que queramos desarrollar, es posible que necesitemos un dron más grande o más pequeño. Los de menor tamaño no suelen ser los mejores drones si queremos volar con viento, ya que son más sensibles. Aunque un dron muy grande puede ser más complicado de llevar y tripular por determinadas zonas. Hay drones que se pueden desmontar y se guardan en un maletín. Estos son los ideales si sales de viaje y vas a usarlo para capturar fotografías en cualquier lugar. Aunque es importante tener en cuenta que en algunos países se debe registrar este dispositivo si no quieres tener problemas.  

Velocidad y autonomía

Hay drones profesionales que pueden superar los 60 kilómetros por hora. Con ellos se pueden recorrer largas distancias sin moverse de un punto. Aunque también hay que tener en cuenta la duración de las baterías, que normalmente no supera los 30 minutos. Algunos modelos están programados para volver al punto de origen si calculan que tienen la autonomía justa para hacerlo. Con otros es importante tener cuidado, ya que si se agotan en pleno vuelo, pueden estrellarse.  

Asistencia técnica

En caso de que trabajes con drones, puede que te sea de ayuda tener conocimientos de mantenimiento y reparación de estos. También es importante contar con recursos que ayuden a detectar y solucionar errores. Algunas comunidades online ya se están especializando en el tema de los drones en general. Y en la fotografía en particular también es posible encontrar algunas. Disponer de un servicio de asistencia puede ser determinante a la hora de elegir los mejores drones para nuestras necesidades. Algunos de ellos tienen un precio elevado, por lo que hay que asegurarse de que no habrá problemas si algo no funciona bien. Para ello, podemos acudir a las webs de los fabricantes y ver cuál de ellos ofrece la información más completa y precisa. Y también asistencia de calidad después de haber hecho una inversión tan importante.  

El precio

Es evidente que no se puede dar la espalda a esta cuestión. Aunque lo cierto es que los drones no tiene por qué ser muy caros para cumplir con unas funciones bastante aceptables. Un dron para hacer fotografías más o menos básico puede rondar los 500 euros. Aunque hay modelos mucho más baratos si eres un aficionado. Y de más de 1000 euros con prestaciones muy avanzadas para quienes busquen algo más allá de lo justo.  

Cosas a tener en cuenta al usar un dron para hacer fotografías

Encontrar los mejores drones es relativamente simple con estos elementos en mente. Aunque también hay que ser consciente de que existe una normativa que regula su uso, y que puede impedir hasta cierto grado desarrollar las acciones que nos gustarían. A pesar de que estamos a la espera de que se ajusten estas normas, es importante recordar que no se puede volar un dron en zonas habitadas. Tampoco en espacios de restricción aérea, como el área de influencia de un aeropuerto, un cuartel militar o residencias privadas. ES importante informarse muy bien antes de poner en vuelo un dron. En cualquier caso, está claro que el uso de drones se ha generalizado, y una vez más es evidente que hablamos de una herramienta que tendrá muchos usos en el futuro no muy lejano, más a llamar de la captura de imágenes.  

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia