Selecciona tu país

Los estudiantes de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) se encuentran en una etapa de su ciclo académico donde ya es necesario adquirir una serie de habilidades y destrezas en relación con el estudio para conseguir un cierto éxito académico. Por lo tanto, existe una demanda creciente por parte de lo alumnos, especialmente a partir de 2º de la ESO, en conocer las técnicas de estudio más adecuadas.

técnicas estudio ESO

A continuación, citamos algunas características para el estudio y técnicas muy útiles en el contexto de la Educación Secundaria Obligatoria.

 

Condiciones para el estudio

Lo ideal es reservar un lugar fijo para estudiar con las siguientes condiciones básicas:

  • Ser un espacio tranquilo y silencioso y correctamente iluminado.
  • Evitar que en la habitación, estudio o lugar de estudio haya objetos que distraigan o molesten.
  • Tener un escritorio ordenado y con todo el material necesario a mano.
  • El asiento debe ser cómodo y ergonómicamente correcto, para evitar dañar la espalda.
  • La temperatura de la habitación debe estar en torno a los 20 grados y encontrarse siempre correctamente ventilada

Planificación

Es importante organizar sesiones de estudios diarias, al menos de lunes a viernes y de una duración de unas 2 horas. Otras recomendaciones son:

  • Realiza descansos de unos 5 minutos cada ¾ de hora de estudio
  • Tratar de estudiar siempre a la misma hora, siendo recomendable no hacerlo inmediatamente después de comer o cenar.
  • Alternar estudio y descanso.
  • Distribuir  el tiempo entre las materias a estudiar.
  • Antes de empezar a estudiar, preparar concienzudamente el material necesario.

¿Cómo estudiar cada tema?

Una buena estrategia para estudiar los distintos temas de las diversas asignaturas estaría configurada por los siguientes pasos:

  1. Prelectura.
  2. Lectura detallada.
  3. Subrayado.
  4. Esquema.
  5. Resumen.
  6. Autocontrol.

1) Prelectura

Lo primero que hay que hacer es mirar el título y las preguntas que componen el tema, fijándonos especialmente en las fotos, dibujos o gráficos que aparecen. A continuación, pasamos a realizar una prelectura urgente, rápida y veloz con el objetivo de ver de qué trata el tema que nos ocupa.

2) Lectura detallada

Una vez que se conoce de qué va el tema, hay que realizar una lectura detallada, comprensiva y atenta del mismo, parándote en los conceptos que te sean más difíciles y, en caso necesario, ayudándote de un diccionario (físico o bien on line).

3) Subrayado

Se trata de una técnica sencilla pero muy efectiva que consiste en subrayar las palabras clave o más importante, por lo que se trata de remarcar con un rotulador fluorescente las ideas o datos fundamentales.

 4) Resumen

Hacer un resumen consistente en escribir los aspectos fundamentales del tema que estamos estudiando, de manera que no falte ninguna idea importante del mismo. Es una ejercicio que requiere de habilidad para sintetizar la máxima información utilizando para ello el menor texto posible.

5) Autocontrol

El último paso de estudio consiste en hacerse preguntarse de comprobación para saber sí se han asimilado correctamente los conceptos necesarios. Se puede hacer de forma mental, recordando lo que se ha estudiado, utilizando una grabadora o contar con el apoyo de una tercera persona. Para ganar eficacia, es muy recomendable anotar los errores cometidos y los conceptos que te has pasado por alto para saber qué es exactamente lo que te tienes que volver a repasar.

 

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia