Selecciona tu país

¿Conoces a una persona que sabe entender cómo te sientes con solo mirarte o que es capaz de auomotivarse siempre? Es probable que estés ante una persona inteligente emocionalmente. Para que sepas te vamos a contar cuál es la definición de inteligencia emocional y qué características tiene.  

Descubre la definición de inteligencia emocional de Daniel Goleman

En el año 1995 el profesor de la Universidad de Harvard Daniel Goleman escribió el libro “La inteligencia emocional” y lanzó al mundo un concepto novedoso por el que ya inteligencia de una persona no depende solo de los conocimientos o habilidades que tenga en ámbitos como la lengua o las matemáticas, sino que existen otros tipos de inteligencia que se deben considerar. No basta con tener un coeficiente intelectual alto, sino que es necesario tener otra serie de habilidades.

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

Goleman define la inteligencia emocional como la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las emociones.

¿Qué características tiene una persona emocionalmente inteligente?

En base a la definición de Goleman que hemos visto en el apartado anterior, podemos destacar las siguientes características de las personas emocionalmente inteligentes:

  • Autoconocimiento. La inteligencia emocional supone conocerse a uno mismo, saber y entender los estados de ánimo que tenemos y a qué se deben, así como las consecuencias que esos estados de ánimo pueden tener en otras personas.
  • Autorregulación. Una persona que es inteligente desde el punto de vista emocional sabe controlar sus impulsos, sus emociones y pensar antes de actuar. La autorregulación supone el uso de la asertividad, la apertura a nuevas ideas, la flexibilidad ante los cambios.
  • Empatía. Se trata no solo de escuchar a otra persona, sino de realmente ponernos en su lugar, saber cómo se siente, qué emociones siente, por qué las expresa de una determinada manera.
  • Habilidades sociales. Las anteriores características ayudan a que la persona con inteligencia emocional sepa gestionar correctamente sus habilidades sociales para tener contacto con todo tipo de personas y generar confianza.
  • Automotivación. Una persona inteligente emocionalmente no necesita que la reconozcan o que la premien cuando logra algo, porque es capaz de automotivarse, de buscar en su interior las razones para seguir adelante en su vida.

¿Se puede aprender inteligencia emocional?

Con el paso de los años aprendemos a gestionar nuestras emociones y a no comportarnos como niños con rabietas y enfados, sin embargo, podemos mejorar nuestras habilidades innatas para controlar las emociones negativas como el enfado o el odio y transformarlas en emociones positivas que nos hagan sentirnos más satisfechos con nosotros mismos. La persona que tiene la capacidad de aprender y de utilizar las habilidades que hemos visto, desarrollará su inteligencia emocional y podrá convertirse en un verdadero líder. Un líder que utiliza la inteligencia emocional logra sacar lo mejor de cada persona, trabaja codo con codo con su equipo, motiva a todos, reconoce los logros y no se desenfoca cuando aparecen desafíos o cambios, sino que aprende siempre.  

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia