Selecciona tu país

Mejorar profesionalmente tiene mucho que ver con la planificación y necesita una estrategia. La palabra estrategia seguro que ya la has visto expresada de muchas maneras y en muchos ámbitos. Está presente en la empresa, la política o el deporte; y es el referente para todo proceso de cambio o transformación. La estrategia nace de dos fuentes: la certeza de que necesitas un cambio y.la búsqueda de la mejor manera para llevarlo a cabo.

Por tanto, el trabajo de mejorar profesionalmente requiere de una estrategia adecuada, destinada a configurar tres elementos: los fines (u objetivos), los pasos y los medios.

El primer paso siempre es la motivación, tener un propósito firme y una actitud decidida para lograr el objetivo de la mejora profesional. Sin esto no hay estrategia que funcione. La incertidumbre laboral es una buena excusa para encontrar la motivación necesaria y poner en marcha los tres motores principales: anticipación, adaptación y acción.

 

 

Elaborar una estrategia para mejorar profesionalmente

Estos son algunas de las variables para definir una buena estrategia y mejorar profesionalmente.

  • Busca soluciones. Un buen enfoque sería afrontar los problemas de adaptación que puedas tener, a partir de una observación empírica del entorno. Sería responder a cuestiones como: qué tipo de problemas tienen las empresas, qué les puedo ofrecer yo como profesional. Se trata de crear un perfil que ofrezca valor a las empresas.
  • Busca fortalezas que te aporten flexibilidad y agilidad. Las empresas buscan profesionales que ofrezcan una respuesta eficaz a las dificultades, que planteen procesos de mejora continua y valoren la innovación como base para el futuro.
  • Apunta hacia el cambio. Muchas compañías necesitan una gran transformación en todas sus áreas para ser más competitivas. El entorno es complejo y poco previsible, por lo tanto, es fundamental tener una visión amplia y estar preparado para tomar la iniciativa. Anticiparse es la mejor respuesta. Plantea preguntas como: qué ocurriría si…
  • Oriéntate hacia la acción. La acción es fundamental para avanzar en el proceso, pero será más efectiva después de haber analizado todos los elementos anteriores.

 

Consejos e ideas para el desarrollo profesional

Te ofrecemos algunas ideas para motivarte y encontrar los mejores estímulos para mejorar profesionalmente y cambiar tus perspectivas.

  • Elabora un plan optimista. Planificar es construir reservas y recursos, gestionar riesgos y hacer planes de contingencia. No se planifica para eludir los problemas sino para buscar las formas de solucionarlos. Modifica tus puntos de vista, se consciente de tus debilidades y aprende a defenderlas (en una entrevista por ejemplo) como oportunidades.
  • Arriesgaste. Hay que tomar decisiones para dar un paso adelante y mejorar profesionalmente. Afrontar una estrategia, aunque no salga como esperabas, siempre será mejor que no intentarlo. Los errores son también un buen aprendizaje. Si no haces nada tiendes a no moverte o a imitar, ambas cosas no funcionan.
  • Especialízate. Es cierto que las empresas valoran los profesionales polivalentes, que pueden ofrecer buenas respuestas en distintos ámbitos.  Se dice que Walt Disney buscaba como responsables de sus proyectos creativos a perfiles que pudieran ser soñadores, realistas y críticos; pero no al mismo tiempo. La parte soñadora imagina el proyecto, la crítica encuentra los problemas y la realista busca como solucionarlos. Pocos pueden tener las tres habilidades, así que, destacar en algo te da una ventaja competitiva.
  • La sabiduría es aprender. Fórmate en nuevas disciplinas y capacidades. Puedes ser práctico apostando por aquellas opciones con más mercado de trabajo o lanzarte a por tu auténtica motivación y potenciar al máximo lo que te gustaría hacer.
  • El poder de la flexibilidad. Los chinos dicen: “se redondo para ser cuadrado”. Redondo significa movilidad, sin artistas, abierto a las posibilidades. Se está así, creando opciones y visualizando distintas expectativas hasta que las cosas van tomando forma. Entonces, es cuando se debe empezar a “ser cuadrado”: se impone una determinación más concreta y se persevera en ella.

Espero que estos ejemplos te ayuden a definir tu estrategia o planificación para mejorar profesionalmente. Cada uno debe buscar su camino.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia