Selecciona tu país

Las causas del fracaso escolar son muy diversas, existiendo múltiples y heterogéneos factores, desde personales y familiares, a cuestiones relacionadas con las políticas educativas y de organización de los centros. El entorno socio económico en el que se encuentra inmerso cada niño es así mismo un factor de influencia. En este aspecto, la crisis económica también está impactando en el bajo rendimiento educativo.

Según un informe de la Cruz Roja, basado en más de 82.000 jóvenes en situación de vulnerabilidad social, se puede afirmar que la crisis también ha entrado en el aula, ya que muchos alumnos y alumnas han visto cómo las dificultades económicas han interferido en su trayectoria educativa.

Entre los problemas derivados de la crisis económica con una influencia negativa en el rendimiento académico encontramos:

  • Falta de material y de un entorno adecuado para estudiar.
  • Cambios de centro educativo. Existen casos de niños que han tenido que cambiarse de centro en el mismo año, incluso alguno de ellos más de una vez. Los motivos principales han sido la imposibilidad de los padres de hacer frente a los gastos de un centro privado o concertado o cambios de domicilio de toda la familia en busca de nuevas oportunidades laborales.
  • Tener que cuidar de los hermanos o realizar otras tareas, restando tiempo para estudiar y hacer los deberes.

Los recortes en el sistema educativo pueden favorecer el fracaso escolar

Otra aspecto especialmente delicado es el de los recortes en educación como consecuencia de la crisis y que se han notado en una merma importante de los recursos disponibles:

  • Supresión de la sexta hora en las escuelas públicas de algunas comunidades.
  • Reducción de plantillas y horas de trabajo de los profesores.
  • Aumento del ratio por clase.
  • Menos clases y actividades de refuerzo escolar.
  • Reducción del personal de apoyo: psicopedagogos, maestros de refuerzo, logopedas, etc.

La intensidad de estas medidas y, sobre todo, el haber sido sostenidas durante varios cursos académicos ha provocado un empobrecimiento de las condiciones de trabajo de los docentes, con la consiguiente merma de la calidad educativa y los problemas para satisfacer las necesidades individuales de cada alumno.

Se reduce sin embargo el abandono escolar

Aunque parezca paradójico, la crisis ha tenido un efecto positivo en las cifras de abandono escolar. Desde el 2010, el abandono temprano se ha reducido en España casi cinco puntos como consecuencia de las escasas perspectivas laborales. Al no poder entrar un puesto de trabajo, muchos jóvenes optan por seguir estudiando e incluso algunas personas de mayor edad deciden reengancharse al sistema educativo, con la esperanza de que una mayor formación les ayude a conseguir un puesto en el competitivo mercado laboral.

iStock_000016637040_Medium-1024x737

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia