Selecciona tu país

La marca personal no es negociable. No hay opción de no tenerla. Cuando conocemos a alguien ya se produce una primera impresión por las dos partes. Nos formamos, y se forman de nosotros, una imagen a los pocos segundos. Depende del aspecto físico, de la forma de moverse o de expresarse. Ese primer momento, ya es una expresión de marca personal, un ejemplo de cómo nos proyectamos ante los ojos de los demás.

Así que, en cierto modo, somos marcas personales andantes. Antes de sacar una tarjeta de presentación ya nos hemos presentado. Pero esta imagen no es algo estático. Si nosotros evolucionamos también lo hará nuestra marca personal, ejemplo de nuestro cambio.

El cambio de imagen puede ser integral, ya que la marca personal no sólo nos define en persona. Hay muchos ámbitos sociales en los que estamos presentes: nuestra identidad y comportamiento en las redes sociales, la forma de trabajar, los conocimientos, las habilidades, nuestra actitud ante lo positivo y lo negativo; son todos aspectos de nuestra marca personal.  Son acciones que podemos transformar, para diseñar poco a poco una cultura o una filosofía de lo que somos realmente o de lo que nos gustaría ser, sin traicionar nuestra esencia y sin tener que acudir a caretas para demostrar lo que no somos.

Desarrollar nuestra marca personal consiste en identificar y comunicar las características o valores que nos hacen destacar, sobresalir y que, sobre todo, nos definen de forma diferente y única.

 

 

Marca personal ejemplos.

Para ilustrar lo que puede implicar una marca persona, los ejemplos más claros son las personas famosas. Ellos tienen influencia en la sociedad, y una imagen que deben cuidar para que asocie y transmita los valores y comportamientos en los que creen.

Ofrecemos seis casos de marca personal, ejemplos extraídos del ámbito de la política, la empresa, el deporte y el espectáculo. Personas actuales que han sabido formar una imagen con impacto que, más allá de su profesión, cautiva a mucha gente por los valores, las actitudes o la visión del mundo que representan.

  • Angelina Jolie: Esta actriz es un gran ejemplo de solidaridad. En el 2001 fue nombrada embajadora de buena voluntad de las Naciones Unidas, participando con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Aprovecha su popularidad para que los medios de comunicación dediquen atención al caso de los refugiados y las victimas de todo tipo de conflictos, para mostrar  las duras condiciones en que éstos viven. Entiende que su papel como personaje público puede ayudar a mucha gente y así lo define.
  • Roger Federer. Para muchos es el mejor tenista de todos los tiempos. Durante muchos años ha estado en la élite, pero su éxito personal también radica en una imagen de estilo, de elegancia y de caballero, dentro y fuera de la pista. Un autentico referente de comportamiento en el mundo del deporte.
  • Barack Obama. El presidente de los EEUU ha traspasado fronteras, algo que ya tenía asegurado por la transcendencia de su cargo pero, además, ha sido el político que mejor ha sabido crear una marca personal. Su lema “Yes, we can” se ha convertido en una de las mejores campañas políticas de la historia, y ha sido imitado, en muchos otros ámbitos, por otras personas o colectivos. Su imagen integradora ha tenido tanta huella que le ha valido el Premio Nobel de la Paz.
  • Madonna. Ha transmitido una marca personal ejemplo máximo de cómo reinventarse a lo largo del tiempo y estar siempre en la cima. Ha sabido adaptarse a muchos cambios de época, tanto en su imagen como en su música, para seguir siendo icono de varias generaciones.
  • Steve Jobs. Su muerte prematura le ha convertido en una leyenda. Su vida y personalidad han sido protagonista de varias películas. Su trabajo, basado en una apuesta firme por el diseño y las ideas innovadoras transformo de forma absoluta el mundo tecnológico y le ha valido para ser considerado como un genio.
  • Lady Gaga. Es el mejor ejemplo de marcas personales rompedoras. Estilos propios que se desmarcan de lo convencional y lo hacen con gran éxito. A través de una transformación vanguardista y con cierta extravagancia, esta artista ha llegado a ser conocida y admirada en todo el mundo. Un referente para todos aquellos que no encuentran su sitio dentro de las normas convencionales.

Aparte de estos ejemplos, todos tenemos nuestra fama e identidad, y un entorno en el que actuamos e influimos. Merece la pena cuidar e impulsar nuestra imagen y todo aquello que podemos ser y aportar.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia