Selecciona tu país

La empleabilidad no es una capacidad innata de ciertos individuos. Nadie es más empleable que otro cuando nace. Lo que hace a los individuos más empleables son las circunstancias personales que han vivido y las competencias que han aprendido.

Veamos pues a continuación cuales son las competencias clave para mejorar la empleabilidad.

Existen distintos tipos de competencias que favorecen la empleabilidad y hacen más propensa a una persona a la consecución de un empleo, mantenerlo o lograr un ascenso.

 

 

Estas son las principales competencias:

La principal competencia para aumentar la empleabilidad surge de la propia actitud personal. Existen distintos estudios que llevan a la conclusión de que la motivación personal es lo primero que un candidato tiene que tener para lograr y mantener un puesto de trabajo. Tener iniciativa, responsabilidad y capacidad para responder a los cambios es básico para trabajar o mejorar el empleo.

Para esto será muy importante el autoconocimiento. Saber nuestras propias limitaciones y nuestras potencialidades. Preguntarnos constantemente qué es lo que hacemos bien y qué es lo que tenemos que hacer para mejorar.

Será fundamental ser flexibles y contar con la capacidad suficiente como para sobreponernos a las adversidades y adaptarnos al cambio. Con esto queremos decir que tenemos que tener la flexibilidad suficiente como para comprometernos con las nuevas demandas que nuestra empresa nos haga en un futuro próximo o lejano.

Otra competencia clave tiene que ver con el control emocional y la seguridad que tengamos nosotros mismos sobre nuestra capacidad para responder a lo que nuestra empresa nos demanda.

Si tenemos seguridad en nosotros mismos y un control emocional adecuado tendremos la capacidad necesaria para interactuar con los demás. Una competencia básica para saber mantener una buena red de contactos que en momentos de apuros puedan ofrecernos un empleo.

Unida a esta competencia básica para relacionarnos con el entorno de la empresa están las que hacen referencia al trabajo en equipo. Conviene que adquiramos destrezas para mejorar la capacidad propia de trabajar con nuestros compañeros y ser efectivos y eficientes.

Será bueno también adquirir competencias clave para la solución de problemas. Es decir, un conjunto de destrezas útiles para hacer frente a los cambios.

En este sentido, deberemos adquirir competencias de comunicación, analíticas, de resolución de conflictos, habilidades relacionadas con las tecnologías de la información, de racionamiento verbal o numérico.

Es muy recomendable además desarrollar destrezas relacionadas con los negocios. Habilidades y destrezas relacionadas con la orientación al cliente, el conocimiento del negocio, la orientación a resultados y la calidad y la capacidad del aprendizaje continuo.

Todas estas competencias que hemos tratado en este artículo nos ayudarán a mejorar la empleabilidad y a estar más cerca de conseguir el nivel necesario para lograr no sólo mantener el puesto de trabajo sino mejorarlo sustancialmente y lograr acercarnos un poco más a la felicidad en el ámbito del trabajo. Sin duda, el objetivo último de la empleabilidad.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia