Selecciona tu país

Para que una empresa funcione de forma correcta y se pueda llevar a cabo un proceso de distribución adecuado es fundamental que todos los componentes que formen parte de este procedimiento, desde la elaboración del producto hasta que llega a manos del cliente, estén interconectados. Es esencial que todas las partes de una empresa se relacionen entre sí para ofrecer los mejores servicios y productos a los clientes. A todo este proceso se le conoce como logística integral, y tal y como su nombre indica en ella se agrupan todos los pasos que una compañía debe llevar a cabo para que finalmente se pueda vender el producto que han producido.

 

Entendiendo la logística integral

Por tanto, podemos decir que dentro de la logística integral se encuentran todos los procesos que son necesarios para que una empresa ofrezca sus servicios de una forma adecuada. Como bien sabemos, para crear un producto debemos utilizar una serie de materiales, incluyéndose también estos dentro del concepto de la logística integral. Pero no solo serán importantes estos materiales, puesto que en este término también debemos comentar que se incluyen otros muchos elementos fundamentales para que la logística integral sea adecuada, eficaz y sobre todo efectiva.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

Debemos destacar la presencia de todos los departamentos que existan en la empresa, las personas, los procesos previos que hay que llevar a cabo... entre otros muchos factores adicionales. A modo de resumen, en la logística integral se agrupan todos los elementos que deben formar parte del proceso de producción y además todos ellos tienen que trabajar para un objetivo común, que no es otro que ofrecer los mejores servicios con mayor calidad y rapidez. Por tanto, dentro de la logística integral la colaboración entre todos estos elementos es fundamental para que este proceso se pueda realizar de la forma más adecuada.

 

¿Qué objetivos tiene?

La logística integral tiene un fin claramente definido que no es otro que mejorar el sistema de producción de un negocio y ofrecer a los clientes los mejores resultados posibles. También podemos comentar otros muchos objetivos que tiene la logística integral y que son igualmente importantes. Así, podemos decir que gracias a este proceso tenemos la oportunidad de conocer todas las necesidades que presentan los clientes y así darles una respuesta mucho más rápida y eficaz. Esto se puede conseguir debido a la relación existente entre todos los departamentos, puesto que por ejemplo el que se dedique a la parte comercial puede ofrecer información al de producción y así obtener un producto mejorado, atendiendo a la demanda de los clientes.

Es importante destacar que a través de la logística integral, al estar conectados todos estos departamentos, en cualquier momento podemos conocer lo que sucede en la cadena de producción. Sabremos si hay algún fallo o si es necesario algún tipo de elemento adicional. En definitiva, la información detallada de todo lo que ocurre en la empresa, en relación al proceso de producción dentro de la misma, estará a golpe de consulta. Otro de los objetivos que se fijan en la logística integral es reducir costes, puesto que se trata de un sistema que está interconectado, lo que también hace que haya mayor eficacia a la vista de que todos los departamentos tendrán la información que necesitan para ser más productivos.

En otro orden de cosas hay que añadir que la logística integral hace que haya una mayor flexibilidad en la empresa y por supuesto que mejore la rentabilidad notablemente. Es decir, gracias a todo esto las compañías cuentan con un método que permite el ahorro, que hace que podamos optimizar el proceso y como punto final, se mejora el servicio al cliente, que es una de las bases de todas las empresas. Por tanto, podemos decir que la logística integral incluye todos los movimientos que debe llevar a cabo una empresa para conseguir sus objetivos, tanto internos como externos y así aumentar la calidad de sus productos, poder dar una respuesta mucho más rápida a las necesidades de los clientes y reducir el tiempo y el coste de todo este proceso. Se trata de una parte fundamental para el correcto funcionamiento de cualquier empresa, ya sea de pequeño, mediano o gran tamaño.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia