Selecciona tu país

Hace unas semanas os hablábamos del complicado mercado de Steam, en el que la abundancia de juegos ofertados pone en jaque la visibilidad de los más modestos. No obstante, los 6.000 juegos nuevos en Steam con los que se prevé cerrar 2017 palidecen ante los números de la Play Store de Google, que suma decenas de miles de juegos cada mes. El océano de la Play Store ya supera los 3,3 millones de aplicaciones. Por un lado, la base de usuarios es gigantesca: en mayo llegaron a los 2.000 millones (aunque deberíamos restar aquellos que residen en países donde no está activo Google Play Services). Por otro, la saturación de aplicaciones no deja espacio para todos. En la práctica, cualquier aplicación que no aparezca en el top 50 de cualquier categoría se ve opacada por las grandes, que tienen tratos con Google o invierten ingentes cantidades en publicidad.

Descarga nuestra guía gratuita: Videojuegos. Las 5 tecnologías vencedoras y las 5 olvidadadas en la pugna tecnológica

Ante semejante panorama, ¿cómo crear un juego para Android que encuentre su sitio en Google Play? ¿Cómo encuentran los desarrolladores más humildes su hueco? Lo cierto es que tienen sus trucos, y nosotros hemos reunido 10 de ellos para los futuros desarrolladores que piensen embarcarse en el buque de Android.  

Cómo crear un juego para Android: las 10 claves

  1. Sigue las tendencias. Observa qué temas y funciones implementan los éxitos más sonados para saber qué esperan encontrar los jugadores en un juego. Por otra parte, un acontecimiento mediático puntual puede ser una baza para lanzar un juego sobre esa temática, aprovechando su publicidad gratuita.
  2. Súbete al freemium. Más de un lustro de juegos de éxito a 0 € han condicionado a los jugadores a no pagar por ellos. Incluso en iOS, lejos quedan los tiempos de las aplicaciones a 0,99$. Aunque existen excepciones –como ‘Monument Valley’ o la serie ‘Go’ de Square Enix–, una etiqueta de precio ahuyentará a la práctica totalidad de jugadores potenciales en un mercado en el que el 90% de aplicaciones descargadas se desinstalan tras un solo uso.
  3. Céntrate en nichos. Apuntar a todos los targets a la vez (o casi) suele ser el objetivo de los productos más ambiciosos, pero, sin una gran inversión en márketing, apuntar a un nicho con gustos específicos puede ser una buena estrategia.
  4. Hazlo sencillo. Presta especial atención a la duración de las sesiones, que debe oscilar entre 2 y 5 minutos. Además, una buena práctica es comprobar que puede jugarse con una sola mano. Prescinde de narrativas profundas y apuesta por una jugabilidad directa.
  5. Haz que el jugador progrese. En el modelo freemium, la progresión es la variable más difícil de ajustar. Pese a que el curso natural tenderá a frenarla, asegúrate de que en cada sesión el jugador sienta que progresado de algún modo.
  6. El tutorial, impecable. Como hemos dicho, la gran mayoría de juegos se desinstalan tras el primer uso. Gran parte de la culpa de una desinstalación recae sobre el tutorial del juego. Éste debe ser vistoso, directo e interactivo. Los usuarios querrán jugar lo antes posible; evita que tengan que esperar, leer textos o ver largas introducciones.
  7. Testea el juego. Como en cualquier juego, comprobar que los jugadores se desenvuelven tal como habías planeado y que el software funciona correctamente es un pilar del desarrollo. Sin embargo, para algunos aspectos, como la economía o la progresión del jugador, puede ser necesaria una cantidad de usuarios demasiado grande como para buscarlos uno a uno. Dado el caso, puede ser beneficioso realizar un soft launch en mercados medianos como Canadá, Australia o Brasil, recopilar los datos de interés para tu juego y hacer los ajustes necesarios para su lanzamiento global.
  8. El lanzamiento es el comienzo. No abandones tu juego al lanzarlo: sigue actualizándolo escuchando las peticiones y quejas de los usuarios y cumpliendo las más factibles.
  9. Sé rápido. El éxito en el mercado móvil es más difícil que en el tradicional, así que los desarrolladores minimizan su riesgo acortando los tiempos de desarrollo. Mientras que los juegos tradicionales no pueden permitirse dos fracasos seguidos, en móvil se suele apostar por una estrategia de ensayo y error. Si tu primer juego no despunta, no tires la toalla. Prueba diferentes diseños y vuelve a intentarlo, pero ten siempre en cuenta el factor tiempo.
  10. Crea una imagen como desarrollador. Si tienes suerte con un diseño, puedes optar por hacer variantes de él. Por ejemplo, si un juego de preguntas consigue un buen número de descargas, con poco esfuerzo puedes crear versiones con preguntas sobre diversos temas. De esta forma, tus aplicaciones se retroalimentarán y los jugadores te identificarán como su desarrollador común.

  Con estos 10 trucos sobre cómo crear un juego para Android estarás un paso más cerca de un desarrollador eficaz.  

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia