Selecciona tu país

i más d, también representado por i + d, es el acrónimo de Investigación y desarrollo y se refiere a las actividades de investigación de una empresa lleva a cabo para mejorar los productos y procedimientos existentes o para conducir al desarrollo de nuevos productos y procedimientos.

Compañías de bienes de consumo en todos los sectores e industrias utilizan i más d para mejorar sus líneas de productos, experimentando habitualmente un crecimiento a través de estas mejoras y mediante el desarrollo de nuevos productos y servicios. En general, las empresas de productos farmacéuticos, semiconductores y software / tecnología tienden a gastar más dinero en i más d que las de otros sectores.

El término "investigación y desarrollo" está normalmente muy vinculado al concepto de innovación corporativa o gubernamental y en Europa es también conocido como RTD o “investigación y desarrollo tecnológico”, del inglés “research and technological development”. En Estados Unidos puedes encontrar este término simplemente como “Research And Development - R&D”.

 

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

 

Configuración de las organizaciones en materia de i más d

Hay dos estructuras básicas de investigación y desarrollo que se utilizan en diferentes empresas:

  • En un primer modelo, i más d está en un departamento que es atendido principalmente por ingenieros que desarrollan nuevos productos. Una tarea que normalmente implica una amplia investigación.
  • En el segundo modelo tenemos un departamento compuesto por científicos industriales o investigadores, todos con tareas de investigación aplicada a campos técnicos, científicos o industriales, que tiene como objetivo facilitar el desarrollo de productos futuros o la mejora de los productos actuales y/o los procedimientos operativos.

i más d es diferente de la mayoría de las otras actividades realizadas por una empresa en su proceso operativo. La investigación y desarrollo por lo general no se realiza con la expectativa u objetivo de una ganancia inmediata. En su lugar, se centra en la rentabilidad a largo plazo para una empresa. Las empresas que emplean a departamentos enteros dedicados a la i más d están comprometiendo un importante capital en ese esfuerzo. Deben estimar la rentabilidad y ajustarla al riesgo de sus gastos en i más d, lo que inevitablemente implica un riesgo de capital, ya que no se experimenta ningún beneficio inmediato y el retorno general de la inversión (ROI) es algo incierto.

 

Subprocesos dentro de i más d

“Investigación y desarrollo” es similar a la ingeniería, pero con un proceso distinto y con objetivos únicos. I más d crea conocimiento, desarrolla diseños, y pasa a la creación, demostrando la viabilidad de prototipos y muestras. La ingeniería que sigue a i más d, convierte estas muestras en productos vendibles o económicamente viables.

Se pueden definir tres distintos subprocesos dentro de i más d: investigación básica, investigación aplicada y desarrollo. Cada uno de estos interviene de forma más o menos destacada en el proceso de investigación y desarrollo, según el alcance y el tipo de proyecto.

  • Investigación básica: intenta alcanzar un conocimiento completo o la comprensión del tema de investigación. En un sentido industrial, la investigación básica se utiliza para mejorar el conocimiento sobre un tema sin un objetivo comercial específico.
  • Investigación aplicada:  consiste en una investigación dirigida a descubrir nuevos conocimientos relacionados con un objetivo comercial específico que involucra productos, procesos o servicios.
  • Desarrollo: es la aplicación de la investigación obtenida a la producción de materiales, productos, dispositivos, sistemas o métodos útiles o comercialmente viables. Esto también incluye la producción de prototipos.

 

Consideraciones dentro de un proyecto

La investigación y el desarrollo industrial se lleva a cabo típicamente como parte de un gran proyecto con metas específicas técnicas o de negocios, personal asignado, y con limitaciones de tiempo y dinero. Los gerentes de cada proyecto deben determinar si es conveniente la contratación de una firma externa de investigación y desarrollo para contribuir a una inversión a largo plazo y aumentar la probabilidad de éxito.

En muchos casos, la tecnología necesaria para llevar a cabo un proyecto o producir un producto está disponible en el mercado, aunque tiene un precio que puede ser alto. Por esta razón, las empresas deben realizar un análisis para poder justificar el tiempo y los recursos necesarios para un servicio de i más d, y no simplemente encontrar y comprar la tecnología.

Hay cuatro factores que deben ser considerados como parte de este análisis:

  • Sentido de propiedad: si la tecnología a desarrollar puede ser considerada como reservada e incluso va a ser finalmente patentada, su valor para la empresa será mucho mayor y los recursos de i más d pueden ser fácilmente justificados.
  • Timing y tasa de crecimiento: si el crecimiento del mercado es lento, i más d es probablemente la mejor opción para la obtención de nuevas tecnologías. Si el crecimiento del mercado es más rápido, el proceso de i más d es probable que sea demasiado largo y costoso para beneficiar a la empresa.
  • Riesgo: invertir en cualquier trabajo de I + D es inherentemente arriesgado. Se debe llevar a cabo una previsión y vigilancia cuidadosa para maximizar la precisión de la toma de decisiones.
  • Coste: i más d supone una inversión inicial considerable y con períodos de flujo de caja negativo más largos que si simplemente compras los derechos de una tecnología. El proyecto debe ser analizado con este hecho en mente.

Los beneficios asociados a i más d son muy altos, pero el proceso en sí es costoso y arriesgado. Mientras que muchas empresas utilizan procesos de i más d para mantenerse por delante y obtener ventajas comerciales sobre sus competidores, los proyectos fallidos, igual que los exitosos, consumen grandes cantidades de recursos, independientemente de sus niveles de éxito.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia