Selecciona tu país


  • Se ha demostrado su eficacia para el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) y se ha extendido su aplicación para tratar diversas poblaciones con problemas emocionales
  • En su aplicación en pacientes con trastorno de estrés postraumático y TLP se obtuvieron menores tasas de intentos de suicidio (17 % vs. 40 %) y de autolesión (67 % vs. 100 %)
  • En el 82% de los casos tratados por Trastornos de la Conducta Alimentaria se eliminaron por completo los atracones al final del tratamiento

La Terapia Dialéctica Conductual (TDC) es un tratamiento especialmente diseñado para individuos que suelen padecer pensamientos, deseos e intentos suicidas y que presentan conductas impulsivas relacionadas con la desregulación emocional, tales como autolesionarse, problemas de la conducta alimentaria y uso o abuso de psicofármacos y/o drogas.

En este sentido, María Vicenta Navarro Haro, profesora del Máster de Terapias Psicológicas de Tercera Generación, de la Universidad Internacional de Valencia VIU, señala en su informe sobre “La Terapia Dialéctica Comportamental como una intervención transdiagnóstica: Adaptaciones para trastornos de desregulación emocional y otras poblaciones afectadas”, que la TDC “se va a convertir en un tratamiento transdiagnóstico capaz de abordar un gran rango de condiciones psicopatológicas relacionadas con la desregulación emocional”.

La experta de la VIU explica que “la TDC se desarrolló inicialmente para personas con alto riesgo de suicidio y se ha demostrado su eficacia principalmente para el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP), un tratamiento con alta comorbilidad con otros trastornos emocionales”. Es importante también señalar que “todavía se necesitan estudios más rigurosos y replicaciones para que estas adaptaciones sean validadas, sin embargo, en general los resultados preliminares nos hacen pensar en la buena utilidad de las mismas”.

BannerSegún indica la profesora de la VIU “la TDC ofrece una aproximación de tratamiento multi-componente, integradora y flexible que se puede utilizar con adultos y adolescentes que muestran un rango amplio de dificultades de regulación emocional como los problemas de afrontamiento, las autolesiones, los trastornos de uso de sustancias (TUS), el trastorno de estrés postraumático (TEPT), los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), los relacionados con el sobrecontrol como la anorexia nerviosa, la depresión en personas mayores, así como el estrésen familiares afectados por el TLP u otros trastornos conductuales”.

UN PROTOCOLO FACTIBLE Y CON ALTOS PROCENTAJES DE ÉXITO

En cuanto a la validez del TDC para tratar diversos trastornos y diferentes poblaciones, el informe explica, entre otros datos:

Se ha demostrado en diferentes estudios que la aplicación del protocolo del TDC fue factible en el 80-100%  de las personas que completaron el tratamiento para el trastornos de estrés postraumático (TEPT) comórbido al TLP. Las pacientes que completaron el protocolo, obtuvieron una tasa de remisión del TEPT del doble, respecto a las que recibieron la TDC estándar sola (80 % vs. 40 %). También obtuvieron menores tasas de intentos de suicidio (17 % vs. 40 %) y autolesión (67 % vs. 100 %).

Por lo que respecta al tratamiento para la bulimia nerviosa, las personas tratadas con TDC mostraron una disminución significativa superior a la lista de espera en las purgas y atracones. Después del tratamiento, el 20% de los pacientes en lista de espera y el 36% de los pacientes TDC no cumplieron criterios para la bulimia. El 70% de los participantes completaron el tratamiento mostrando un incremento sustancial del índice de masa corporal. El 35% de los que completaron el tratamiento obtuvieron una remisión total de la anorexia nerviosa y el 55% obtuvo una remisión parcial.

Además de tratar población adulta, la TDC arroja resultados prometedores para disminuir la depresión y las conductas suicidas en adolescentes con problemas de desregulación emocional grave.