Dra. Mariana Silva López - VIU
Expertos VIU

Expertos VIU | 5 consejos para comer bien en verano

Infografía comer saludable en verano

Alimentación y salud están unidos por una relación íntima. Mantener hábitos nutricionales saludables es fundamental para tener una salud robusta y disminuir el riesgo de padecer un amplio número de enfermedades y afecciones. Y precisamente en el concepto de hábito es en el que profesionales de la salud y la nutrición y organismos como la OMS hacen especial énfasis. Crear adherencia a la práctica de patrones alimentarios beneficiosos para nuestra salud, es la mejor manera de asegurarnos una amplia gama de beneficios que nos permitirán sentirnos y estar mejor.

Dicho esto, todos somos conscientes de las dificultades que el día a día nos plantea para decantarnos por las opciones más ‘sanas’. La falta de tiempo, el cansancio o un ritmo de vida ajetreado, son algunos de los obstáculos que muchas veces nos hacen optar por alimentos hipercalóricos, hiperpalatables y altos en grasas saturadas, azúcares y sodio. Esto se traduce en que, a nivel global, actualmente la obesidad afecta a más de 1.000 millones de personas, según la OMS. De estos, 650 millones son adultos, 340 millones son adolescentes y alrededor de 39 millones son niños.

 Por ello resulta fundamental intentar mantener estos hábitos de alimentación saludable durante todo el año, aunque la experiencia nos diga que el verano, con sus períodos de asueto y relajación, no sea una estación demasiado propicia a la hora de ‘comer bien’. “En verano, nuestros hábitos alimenticios sean menos saludables que durante el resto el año, ya que las vacaciones y el verano son un momento para relajarse”, explica la Dra. Mariana Silva López, Coordinadora del Máster Oficial en Ciencias Avanzadas de la Nutrición Humana, de VIU. “Nos apetece comer o cenar fuera, salimos más y tenemos más tiempo libre”, argumenta Silva, pero señala que “la alimentación en esta época del año debe ser equilibrada, debemos hidratarnos mucho, consumir frutas y verduras, controlar los excesos y estar atentos con la higiene para evitar intoxicaciones”. Con este fin, la experta de VIU nos ofrece 5 consejos prácticos que nos pueden servir de guía a la hora de mantener una alimentación saludable durante el verano:

  1. Mantener una buena hidratación. Para ello, recomienda ingerir entre 1,5 y 2 litros de líquidos al día. No es necesario que sea únicamente agua, pero es importante que se trate de líquidos saludables como zumos, limonada, infusiones o refrescos no azucarados. Para lograr consumir esta cantidad también pueden ayudar aquellos alimentos cargados de líquido como el gazpacho, las sopas frías, las frutas y la verdura.
  2. Comer fruta fresca y de temporada, ya que las habituales de esta época del año se caracterizan por ser bajas en calorías y muy ricas en agua, por lo que su ingesta puede contribuir a mantener un buen estado de hidratación.
  3. Reducir el consumo de alcohol y bebidas azucaradas, que no deben formar parte de nuestra rutina. Si no se quieren eliminar por completo, se debe intentar que se conviertan en una excepción, reservada para momentos especiales.
  4. Moderar las cantidades de comidas para evitar las digestiones pesadas y ayudarnos a combatir el calor. Evitar los alimentos fritos o con gran cantidad de grasa y, preferiblemente, hacer varias comidas al día con menor cantidad.
  5. Seguir las pautas de la Dieta Mediterránea, también durante el resto del año, ya que nos ayuda a mantenernos sanos y actuar de forma positiva en la prevención de diferentes enfermedades.
Bea VIU
Beatriz Muñoz

Equipo de Comunicación de la Universidad Internacional de Valencia.