La Dra. Marta Paredes, Vicerrectora de Tecnología y Gestión de la Innovación de la Universidad Internacional de Valencia, participó el pasado miércoles 26 de mayo en la Mesa redonda online "Estudios superiores y digitalización: Retos de la era poscovid", organizada por la empresa de e-learning Homuork.

El encuentro, celebrado de forma digital tenía como fin poner en común los aprendizajes obtenidos de la digitalización forzada de las universidades debido al impacto del COVID-19. Con este fin la mesa redonda reunió a cinco responsables de innovación docente para que compartieran su experiencia al respecto. Además de la Dra. Paredes, participaron Sònia Sánchez Canut, responsable de Innovación Docente de la UPF Barcelona School of Management; Francisco Pérez Lozano, director Académico del Instituto de Formación Continua IL3; Iris Núñez-Trebol, vicerrectora en la Universidad Alfonso X El Sabio y Alegría Blázquez, técnica en educación digital en la Universidad Politécnica de Madrid. Xavier Orri, COO y cofundador de Homuork ejerció de moderador.

La Dra. Marta Paredes comenzó su intervención respondiendo a la pregunta sobre los retos que la transformación digital ha generado a cada institución. Ante esto expuso que al ser VIU una universidad 100% online, el término transformación no le parecía del todo idónea, ya que “Las empresas, las organizaciones, se transforman cuando no han sido capaces de evolucionar” algo que en el caso de la Universidad Internacional de Valencia no ha sido necesario, ya que, por una parte, es nativa digitalmente y por otra, debido a la filosofía intrínseca de la Universidad se encuentra en constante evolución y adaptación.

Profundizando respecto al rumbo que debe tomar la digitalización de las instituciones educativas, la Dra. Paredes señaló que “La digitalización o transformación no es, solamente, hacer píldoras de contenidos y que el estudiante se lo autogestione y que el impacto en costes sea minimizado. Eso es una visión muy sesgada de los imperativos actuales a los que nos somete el entorno.”

Entrando en detalle de como aborda la Universidad Internacional de Valencia esta evolución expuso que “En VIU entendemos que esta evolución abarca todas las operaciones, recursos y personas que integran los procesos de la universidad. Desde cómo se lleva a cabo la administración, como empleamos la información que nuestros alumnos trazan en el campus virtual para tomar decisiones de diseño instruccional a la medida de sus necesidades; la experiencia de aprendizaje, los procesos operacionales de la universidad como organización, hasta el mismo modelo académico; esto es, como se enseña y se satisfacen las competencias planificadas y los resultados del aprendizaje.”

Para conseguir esta evolución, la Dra. Paredes recalcó la importancia de contar con una visión compartida que ponga en el centro al docente y al estudiante y a la que acompañe una cultura organizativa alineada con esta filosofíaEsta visión compartida se verá impulsada por un diseño organizativo unificado en el que en el que la comunidad académica e investigadora y el personal de administración y servicios, atención al estudiante, tecnología, admisiones y demás áreas funcionales, se constituyan como un único organismo bien alineado en los procesos. Hacemos frente a un reto que es complejo y que requiere el compromiso de todos para poder afrontarlo.”

Respecto al cambio del paradigma docente, recalcó la importancia de entender en profundidad al estudiante y que el docente como su papel como facilitador e impulsor de la mejora y el progreso de sus estudiantes, afirmando que “En definitiva el equipo docente debe ser capaz de crear un entorno de enseñanza aprendizaje que sea un lugar de encuentro entre docentes y estudiantes, acelerando y acercando el aprendizaje a través de la tecnología

Para concluir recalcó el papel fundamental de la educación en la construcción de una sociedad más justa y democrática, señalando que ante los desafíos planteados por el COVID-19, la educación debe evolucionar y  que “la Universidad online y la formación a lo largo de la vida, se perfilan como un elemento impulsor del progreso de las personas, de una distribución equilibrada de la riqueza, de crecimiento social y humano y factor insustituible de la conciliación familiar y de equidad y responsabilidad intergeneracional.”