Selecciona tu país

La gerencia en salud implica una responsabilidad particularmente elevada; a los retos propios de la gerencia se une el de realizarse en un campo como la salud, donde literalmente influyes en la vida de miles de personas.

Las decisiones tomadas por la gerencia influyen en el resto de la organización y en la comunidad. Dedicarse a la gerencia en salud implica tener desarrolladas competencias claves para asumir las funciones de este rol.

¿Cuáles son esas funciones? ¿Y las competencias? Sobre esos puntos hablaremos a continuación.

 

Gerencia en salud, ¿qué es?

La gerencia en salud puede ser entendida como una profesión mediante la que se lideran y dirigen organizaciones que prestan servicios de salud.

Descarga nuestra guía gratuita: Tecnología y salud. Las 10 tendencias que definirán el futuro del sector sanitario

En muchas ocasiones la gerencia en salud es tratada bajo otros términos, por ejemplo: dirección, administración o gestión en salud.

 

¿Qué funciones son inherentes a la gerencia en salud?

Se reconocen seis funciones claves:

Planificación: implica establecer prioridades, definir objetivos e identificar las principales vías para la consecución de los mismos.

Organización: hace referencia a la organización general de la institución. Implica definir los diferentes departamentos, designar su personal y las responsabilidades, especialmente de los mandos intermedios.

Atracción de recursos humanos: la gerencia de la organización de salud debe ser capaz de atraer y mantener el personal más adecuado para el puesto. También debe establecer estrategias que permitan el desarrollo de los recursos humanos de la organización.

Control: a la gerencia corresponde la responsabilidad de monitorizar el desempeño de la organización y establecer los cambios pertinentes si se detectan errores o no se están cumpliendo los objetivos.

Dirigir: tradicionalmente asociado al término mandar, la realidad es que dirigir está más relacionado con la capacidad de liderar y motivar, con ser capaz de transmitir una visión y de que los demás la hagan suya.

Toma de decisiones: una función que se manifiesta en cada una de las anteriores. La gerencia de los centros sanitarios está constantemente tomando decisiones basadas en un cuidadoso análisis de los riesgos y beneficios.

 

¿Qué habilidades son necesarias para el éxito de la gerencia?

Habilidades analíticas: son habilidades necesarias para poder desarrollar con éxito cada una de las funciones mencionadas anteriormente. Las habilidades analíticas son indispensables para valorar todos los factores, tanto internos como externos, que influyen en la organización y para tomar las mejores decisiones estratégicas

Habilidades técnicas: la gerencia de salud, encarnada en un solo líder o en un grupo gerencial, debe tener habilidades específicas; por ejemplo, de gestión, de manejo de softwares especializados, incluso habilidades derivadas del conocimiento de las leyes y normas que rigen para su campo.

Habilidades interpersonales: son habilidades que permiten a los gestores comunicarse de forma efectiva con otros individuos, ya sea con los miembros de su personal o con miembros de la comunidad y del gobierno. Las habilidades interpersonales facilitan obtener el mejor desempeño del equipo de trabajo.

Aunque es muy deseable que el profesional o grupo de profesionales que constituyen la gerencia de salud lleguen a su puesto con estas habilidades desarrolladas, hay que señalar que no son estáticas, sino que evolucionan con el desempeño diario.

La gerencia en salud es compleja, por eso exige de profesionales altamente cualificados y que a la vez estén abiertos constantemente a evolucionar.

 

Ebook GRATIS: Tecnologia y Salud

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia