El punto de partida supone entender la calidad de vida como un concepto multidimensional que comprende componentes tanto objetivos como subjetivos. Incluye diversos ámbitos de la vida, refleja las normas culturales de bienestar objetivas, otorga un peso específico y estos ámbitos pueden ser considerados más importantes en un individuo que en otro (1).

¿Cuáles son los factores determinantes en la calidad de vida?

La calidad de vida contempla múltiples factores, entre ellos la dimensión personal (salud, autonomía, satisfacción) y la dimensión socio-ambiental (redes de apoyo y servicios sociales). Por tanto, reducir el concepto a un solo ámbito resulta insuficiente.

Toda persona mayor (incluso en los casos más extremos) puede aspirar a mayores grados de satisfacción y bienestar, así como a mejorar su calidad de vida. Los avances en la aproximación a este tema se visualizan en el cambio de enfoque de los últimos años, donde hoy se entiende al adulto mayor como “un ser complejo y multidimensional; en cuyo bienestar influyen distintos aspectos no solo económicos, sino también su salud, el apoyo familiar y social, el nivel de funcionalidad, su grado de participación en la sociedad y su historia de vida, entre otros factores”. (2)

Este concepto aparece, pues, dimensionado con elementos subjetivos que la Organización Mundial de la Salud (3) define como:

"La percepción individual de la propia posición en la vida dentro del contexto del sistema cultural y de valores en que se vive y en relación con sus objetivos, esperanzas, normas y preocupaciones".

En el contexto de los dominios de la calidad de vida,  establecen una síntesis de factores influyentes en dos conjuntos: micro nivel o individual, familiar y entorno residencial (incluye factores biológicos, genéticos, estado de salud, personalidad, integración social y satisfacción con la familia y el entorno residencial, clase social y estilo de vida); y macro nivel o comunitario (incluye factores como el sistema de apoyo social, el sistema sanitario, el entorno residencial físico, la seguridad financiera y las oportunidades para la elección de estilo de vida) (1,4).

Los estudios científicos sobre el bienestar subjetivo y la felicidad dentro de las ciencias sociales y la psicología, han tenido un gran desarrollo en las últimas décadas. Demostrando que las personas más felices atribuyen su felicidad a una vida placentera, comprometida y con significado (4, 5).  Pudiendo distinguirse dos componentes del bienestar subjetivo:

  • Aspectos cognitivos, representados por la apreciación de satisfacción con la vida como: percepción, memoria, habilidades del pensamiento, orientación espacial, estilo de aprendizaje y aptitudes.
  • Aspectos afectivos o emocionales, manifestados por la balanza de afectos o percepción personal de la felicidad/tristeza.

Es importante destacar que la emoción como objeto de estudio había sido relegada de la investigación en adultos mayores. Pero recientemente se ha visto la importancia de investigar en el campo emocional de ellos, puesto que todos los estados anímicos subjetivos predisponen también a una mejor o peor adaptación a circunstancias objetivas adversas, que se deben enfrentar permanentemente en la vejez y que afectan la calidad de vida de las personas

La salud parece ser una dimensión destacada de la calidad de vida de la población mayor, considerada tanto desde una perspectiva positiva (la buena salud añade calidad a la vida) como negativa (la mala salud deteriora la calidad de la vida) (6).

La valoración de la misma en los ancianos complementa el método geriátrico de evaluación de los pacientes y promoción de la salud. No equivale ni sustituye a las medidas clínicas, pero ayuda a identificar los aspectos donde las intervenciones son más necesarias y a establecer una jerarquización de las prioridades.

 

Referencias Bibliográficas.

1. Hanzeliková A.P., López-Muñoz F. y Fusté R.M. Pérfil socio-demográfico de los cuidadores de pacientes geriátricos hospitalizados mayores de 75 años y su relación con la satisfacción. Enfermer Global. 2017; 16(2): 375- 88. [Internet]. [Visitado el: 15/05/2018]. Disponible en: https://doi.org/10.6018/eglobal.16.2.249861

2. Martínez B.B., Buz J., Navarro A.B. y López-Martín L. Equidad en el apoyo social recíproco y satisfacción vital en personas mayores. Universitas Psychologica 2017; 16 (1).

3. Cardona D. y Agudelo H.B. Construcción cultural del concepto calidad de vida. Facultad Nacional de Salud Pública 2009; 23(1).

4. Lesende I.M., Zurro A.M., Prada C.M. y García L.A. Envejecimiento activo, la mejor «receta» para prevenir la dependencia. Revista Española de Geriatría y Gerontología 2007; 42:4-6.

5. Jimeno, F. y Martín-Segura, J.A. (2017). Participación en centros de ocio y tiempo libre para personas mayores: La incidencia de soledad y determinantes demográficos. Trabajo Social Hoy, 81,7-18. doi: 10.12960/TSH.2017.0007.

6. Fernández-Mayoralas G., Rojo-Pérez F., Prieto-Flores M.E., León-Salas B., Martínez-Martín P., Forjaz M.J., et al. El significado de la salud en la calidad de vida de los mayores. Madrid: Portal Mayores 2007.

What keeps us happy and healthy as we go through life?

Autor

Javier Guillem

Profesor del Máster Universitario en Gerontología y ACP