Selecciona tu país

¿Qué es el síndrome de Asperger? Hasta hace unos pocos años se trataba de un término muy poco conocido, sin embargo, de un tiempo a esta parte el síndrome de Asperger, también denominado autismo de alto rendimiento, se ha hecho enormemente popular y son muchos los que aseguran conocer a un niño o adulto con Asperger.

Sin duda, en el hecho de que el Asperger se haya convertido en un en término de moda tienen mucho que ver  los rumores no confirmados, aunque ampliamente difundidos por Internet, de que una personalidad tan conocida como Bill Gates podría padecerlo o que uno de los mayores genios de la humanidad, como Albert Einstein, también pudo haber estado afectado por este complejo síndrome.

Características básicas del síndrome de Asperger.

El síndrome de Asperger es una de las tipologías de comportamiento integradas dentro de los trastornos del espectro autista (TEA). Las principales características clínicas de las personas con Asperger son las siguientes:

  • Falta de empatía con los demás.
  • Interacción ingenua, inapropiada y unilateral.
  • Poca o nula capacidad para entablar relaciones de amistad.
  • Forma de hablar pedante y repetitiva.
  • Comunicación no verbal prácticamente inexistente o muy pobre.
  • Intensa absorción por ciertos temas que al resto de personas les suelen parecer escasamente interesantes.
  • A nivel físico, se observan movimientos torpes o mal coordinados y en ocasiones posturas extrañas.

Síntomas de detección del síndrome de Asperger

El síndrome de Asperger es posiblemente el tipo de TEA más difícil de diagnosticar porque los niños con este problema no presentan ningún rasgo físico o discapacidad intelectual que los identifique. Es más, algunos de ellos tienen un coeficiente intelectual superior a la media y unas aptitudes sobresalientes en materias o actividades que no precisan de una gran interacción con los demás, como por ejemplo la informática.

En ocasiones los síntomas del Asperger pasan desapercibidos para los propios padres, siendo los maestros durante la etapa de educación primaria (normalmente entre los 6 y 8 ó 9 años) los que, muchas veces, detectan o sospechan que un alumno suyo puede tener este problema por su comportamiento en clase y, sobre todo, por sus escasas habilidades sociales.

 

síntomas Asperger

Algunos síntomas relevantes que deberían poner en alerta a maestros y padres sobre la posible existencia de un caso de Asperger son:

  • Inexistente o nula participación del niño en el juego social y problemas para comprender las reglas.
  • Déficit notable de interacción social con compañeros, profesores y otros adultos.
  • Tendencia extrema a la soledad.
  • Problemas para respetar los códigos o reglas sociales.
  • Conductas inapropiadas al contexto o lugar.
  • Falta de confianza.
  • Ausencia de empatía, nunca se pone en el lugar del otro.
  • Interpretación siempre literal del lenguaje, no entiende las metáforas ni los dobles sentidos.
  • Ausencia de lenguaje no verbal.
  • Dificultad para seguir la conversaciones.
  • Obsesión y repetición de ciertos temas, normalmente irrelevantes para los demás y muchas veces relacionados con cifras o códigos como las matrículas de los coches o la numeración de los códigos de barra.
  • Tendencia a repetir rutinas o rituales elaborados.
  • Graves problemas de adaptación a los cambios, por pequeños que sean.

Cuando un profesor sospeche de la presencia de un niño con síndrome de Asperger debe ponerlo rápidamente en conocimiento de la dirección del centro educativo  y, por supuesto, de los padres, ya que estos deberán llevarlo a un especialista médico para que confirme el diagnóstico.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia