Rentabilidad financiera
Empresa

¿Qué es la rentabilidad financiera?

Equipo de Expertos en Empresa

¿Qué es la rentabilidad financiera? ¿Cómo se calcula? ¿En qué se diferencia de la rentabilidad económica? Estas son algunas de las preguntas que hacemos a nuestros alumnos de ADE y de máster en Finanzas en algún momento del curso. Buscamos con ello aclarar los conceptos sobre los beneficios de las empresas. Por esta razón, hemos elaborado este artículo, que esperamos que disipe cualquier duda al respecto.

¿Qué es la rentabilidad financiera?

También recibe el nombre de ROE o return of equity. Es, tal vez, el tipo de rendimiento que más cerca se encuentra de los inversores o los propietarios de las empresas. Esto hace que los directivos lo tengan muy en cuenta para que proporcione buenos resultados.

Es un indicador que nos muestra los beneficios que obtenemos de los recursos propios de la sociedad. En otras palabras, es la capacidad que tiene la empresa para remunerar a sus accionistas por sus inversiones.

Sin embargo, esto no debe inducirnos a engaño. El ROE es un indicador de la empresa y no del accionista. Para que se refiriera al accionista, en sentido estricto, debería incluir en su cálculo los beneficios distribuibles, la variación de la cotización, los dividendos, etc. Y esto no es así.

BODY-AREAEMPRESA

Fórmula de la rentabilidad financiera

La fórmula básica del ROE es la división entre el beneficio neto y los recursos propios. Todo ello, multiplicado después por cien para darlo en forma de porcentaje.

El beneficio neto se obtiene después de restar al beneficio bruto los impuestos e intereses. Por su parte, los recursos propios los forman el capital y los fondos de la empresa que se invierten para obtener rentabilidad.

No es una fórmula exenta de controversia, en especial, por la acotación de los fondos propios a la hora de calcular su rentabilidad. Para algunos, deberían considerarse los fondos propios determinados según el balance y, para otros, deberían incluirse los ajustes provocados por ciertas partidas. Es el caso del capital pendiente de desembolso o ingresos a repartir en varios ejercicios.

Si las expectativas de los accionistas se reflejan en el coste de oportunidad, la rentabilidad financiera no solo debería ser positiva, sino también superior a ese coste. Recordemos que el coste de oportunidad refleja la rentabilidad que dejan de percibir los accionistas por no haber invertido en otras opciones financieras con riesgos parecidos.

Otros indicadores de la rentabilidad financiera

Son varias las perspectivas que podemos adoptar y todas aportan una información interesante. Mencionamos algunas:

  • Beneficios antes de impuestos o BAI: Se obtienen restando a los ingresos de un ejercicio contable los gastos, excepto el impuesto de sociedades. Este indicador muestra si la empresa ha sido viable o no en ese periodo por una mala financiación.
  • Resultado de las actividades ordinarias: Es la suma del resultado de explotación y el financiero. El resultado de explotación es la diferencia entre ingresos y gastos de explotación obtenidos por la actividad propia de la empresa. Por otra parte, el resultado financiero se consigue restando a los ingresos financieros los gastos de esa misma naturaleza.
  • Resultado previo a la deducción de amortizaciones y provisiones. Tanto las amortizaciones como las provisiones son gastos de difícil cuantificación económica, ya que dependen de las políticas de la empresa. En cierto modo, tienen una importante carga de subjetividad que puede distorsionar el resultado real. Recibe también el nombre de EBITDA y nos proporciona una imagen fiel sobre si la empresa gana o pierde en el núcleo de su negocio.

Análisis Dupont del ROE

El análisis Dupont no se centra tanto en la rentabilidad financiera; su fórmula nos indica si los recursos han sido utilizados de manera eficiente. Para ello, propone tres ratios introduciendo las ventas y los activos en la fórmula básica. Los vemos a continuación:

  • Margen neto: Se obtiene de dividir los beneficios netos por lo conseguido con las ventas. De esta manera, sabemos el beneficio real por cada unidad de producto o servicio.
  • Rotación de activos: Es el resultado de dividir las ventas por los activos. Por un lado, nos dice las veces que, durante el ejercicio económico, han rotado los activos para proporcionar ingresos. Y por otro, la cantidad de unidades monetarias recibidas por ventas por cada unidad monetaria invertida en activos.
  • Multiplicador del capital: Se obtiene al dividir los activos por el patrimonio o los recursos propios. Esta ratio nos proporciona información sobre el apalancamiento financiero. Nos indica las unidades monetarias procedentes de las ventas por cada unidad monetaria invertida en activos.

Interpretación de la ratio de rentabilidad financiera

Cuanto más alta sea la ratio de rentabilidad financiera, mejor será para los propietarios de la empresa. Es difícil señalar como óptima una cantidad porque dependerá de la ambición de cada empresario. Sin embargo, como mínimo, debería ser positiva y superar, como hemos indicado, al coste de oportunidad.

También suele compararse con el interés de la deuda pública a cinco años, ya que es una de las mejores opciones para quien no quiere arriesgarse. Desde nuestra perspectiva, solo un ROE por encima de dicho interés compensa el haber invertido en esa empresa.

Cómo aumentar la rentabilidad financiera

Podemos deducirlo fácilmente con el análisis de Dupont:

  • Subir el margen. Lo conseguimos, por ejemplo, al subir los precios, al estimular la venta de productos que nos dejen más margen, al reducir gastos, etc.
  • Estimular la rotación. Para hacerlo, debemos vender más, reducir el activo o ambos.
  • Incrementar el apalancamiento. Tenemos que aumentar la deuda para conseguir que la relación entre el activo y los fondos propios sea mayor.

Diferencias entre rentabilidad económica y financiera

La rentabilidad económica es también conocida como tasa de retorno de activo o ROA. A diferencia del ROE, relaciona, por un lado, los beneficios brutos en lugar de los beneficios netos. Y por otro, la totalidad de los activos en vez de solo los fondos propios.

En otras palabras, la rentabilidad económica es la capacidad de proporcionar resultados positivos a partir de todos los activos y recursos de la sociedad, sin tener en cuenta la forma en la que se ha financiado. Tampoco tiene en cuenta el esfuerzo de la empresa para conseguirlos.

La financiera calcula la capacidad para proporcionar resultados positivos teniendo en cuenta solo los fondos propios.

Interpretación de la ratio de rentabilidad económica

Desde el punto de vista matemático, la ROA se calcula dividiendo los beneficios generados antes de intereses e impuestos y el valor total de la inversión o activo empresarial. Al ser también un porcentaje, debemos multiplicarlo por 100.

Para poder valorar la rentabilidad económica de una empresa, esta cantidad debe ser superior al 5 %. Suele ser el indicador más utilizado por las entidades financieras a la hora de decidir si conceden un préstamo o no a una sociedad empresarial.

Interpretación de la comparación entre el ROE y la ROA

Se pueden dar tres casos posibles:

  • Si el ROE es superior a la ROA, nos indica que parte del activo se han financiado con deuda. Esto es lo que ha hecho aumentar la rentabilidad financiera.
  • La situación ideal la marca la coincidencia entre ambas ratios. La razón es sencilla. Indica que la empresa no tiene deudas y todos los activos se financian con fondos propios.
  • Si el ROE es inferior a la ROA, revela que el coste de la deuda es superior a la rentabilidad económica.

Apalancamiento y rentabilidades

El grado de apalancamiento se obtiene al dividir los activos de la empresa por el capital. Se emplea mucho a la hora de conseguir recursos para hacer inversiones. Es una opción financiera que sirve para financiar una inversión que producirá una rentabilidad tal que permitirá cubrir su coste y nos dejará, además, un margen de utilidad.

Relacionar ambas rentabilidades, esto es, dividir la financiera entre la económica, determina el apalancamiento. Es una forma fácil de valorar el efecto beneficioso o perjudicial de la deuda al aumentar o disminuir el ROE.

Formación en finanzas

Dominar con soltura el cálculo y la interpretación tanto de la rentabilidad financiera como de la económica son vitales para evitar tropiezos, ahorrar esfuerzos y no perder dinero. Gracias a ellas se conoce la viabilidad de una empresa y el éxito de una inversión. Además, informan de la oportunidad de un apalancamiento financiero. Asimismo, son instrumentos indispensables para los inversionistas. Con ellas, pueden optar por empresas en las que invertir, donde su dinero no tenga que asumir riesgos innecesarios.

El tema de finanzas es tan importante que forma parte no solo de nuestro grado de ADE y del máster exclusivo en finanzas. Ocupa un lugar primordial en el programa del Máster en Gestión de Proyectos. Entendemos que cualquier gestor debe manejar las herramientas fundamentales de esta especialidad para llevar a buen puerto cualquier iniciativa empresarial. También es útil para entrar a formar parte de cualquier organización o en el mundo de los negocios.

Si deseas formarte en finanzas, considera efectuar alguno de los planes de estudios que te hemos propuesto. De esta forma, aprenderás a manejar todas las herramientas que necesitas en el apasionante mundo empresarial, como la rentabilidad financiera. ¡Contacta con nosotros y pídenos más información!

Ebook GRATIS: Management

Solicitar información

Universitat Internacional Valenciana - Valencian International University S.L.U., tratará sus datos personales para contactarle e informarle del programa seleccionado de cara a las dos próximas convocatorias del mismo, siendo eliminados una vez facilitada dicha información y/o transcurridas las citadas convocatorias.

Ud. podrá ejercer los derechos de acceso, supresión, rectificación, oposición, limitación y portabilidad, mediante carta a Universitat Internacional Valenciana - Valencian International University S.L.U. - Apartado de Correos 221 de Barcelona, o remitiendo un email a [email protected]. Asimismo, cuando lo considere oportuno podrá presentar una reclamación ante la Agencia Española de protección de datos.

Podrá ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos mediante escrito dirigido a [email protected] o a Grupo Planeta, At.: Delegado de Protección de Datos, Avda. Diagonal 662-664, 08034 Barcelona.