Selecciona tu país

La psicología laboral es una rama de especialización que se incluye dentro de la psicología, en concreto en la parte de lo social. Su objeto de estudio es la conducta de las personas en cualquier ambiente laboral. Es cierto que, en los últimos tiempos, el trabajo es motivo de cambios importantes en las personas, por ello, surge este ámbito de estudio.

 

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

 

Una nueva tendencia

Para el buen desarrollo de las tareas laborales es de vital importancia la relación o el vínculo que se establece entre las personas que forman parte de un mismo organismo o de una empresa. Pero además de este motivo existen otros muchos aspectos psicológicos que pueden llegar a afectarnos de una manera u otra para desempeñar las labores de nuestro puesto de trabajo. Es aquí donde podemos hablar de aspectos básicos que quizás no nos damos cuenta que pueden llegar a influirnos, sin embargo lo hacen y de una manera notable. Los horarios que tengamos, el volumen de trabajo que nos hayan mandado o incluso la distribución en el mismo, pueden afectarnos de manera negativa para desarrollar nuestras tareas con éxito.

Por tanto, la psicología laboral nace con el objetivo de crear un ambiente de trabajo agradable para todos los empleados de una misma empresa. Estudiando y analizando todos los elementos que rodean al trabajador se pueden llegar a ciertas conclusiones para así poder crear un clima de bienestar, lo que conllevará a un mejor rendimiento por parte de las personas que conformen la plantilla de la empresa y, además, realizarán su trabajo con mayor eficacia y eficiencia.

Pero esta nueva rama de la psicología también tiene que encargarse de otros muchos aspectos de igual importancia que los anteriores. Hablamos de la salud laboral, pues la prevención de riesgos en una empresa es fundamental, ya que los trabajadores, sobre todo en plantas de producción e industrias manufactureras, se exponen constantemente a diversos peligros que pueden dañar su cuerpo.

Otro de los puntos que tiene que abarcar es la estructuración y los procesos de trabajo. Es esencial que cada empleado sepa cuál es su responsabilidad directa a la hora de desempeñar una tarea, si bien es cierto que también tienen que tener una idea de equipo, donde la responsabilidad final sea de todos. Además, se tienen que establecer muy bien las normas tanto para la convivencia como para ejercer un puesto de trabajo. Un aspecto muy importante en este sentido es la formación continua hacia los trabajadores. Un empleado siempre tiene que tener las mejores habilidades y conocer las últimas herramientas para que su tarea sea cada vez sea más competente. Por ello, la psicología laboral siempre refuerza el realizar cursos de manera periódica o cada cierto tiempo. Igual ocurre al asesorar al personal de la empresa, debe ser algo continuado.

 

Otras funciones de esta psicología

Por último, la psicología de tipo laboral también debe encargarse de las actividades de reclutamiento y la selección de nuevos trabajadores. Para llevar a cabo todas estas tareas, hay que designar a un profesional de la psicología laboral dentro del negocio. Normalmente, este empleado forma parte del departamento de recursos humanos, aunque sus tareas en algunos aspectos derivan un poco. Entre sus quehaceres tendrá que describir el puesto de trabajo correspondiente, así como analizar las exigencias y riesgos que conlleva el mismo.

Debe desarrollar técnicas para realizar entrevistas y elaborar tests psicológicos cada cierto tiempo. Tests que aplicará atendiendo a diferentes criterios como habilidades, destrezas o herramientas a utilizar en los diversos puestos de trabajo. Tiene que ser capaz de capacitar al personal de la empresa y también realizar ejercicios y actividades de motivación para lograr las metas propuestas dentro de un buen clima de trabajo.

Por norma general, los psicólogos laborales forman parte de la empresa, no tienen un departamento propio pero se les adjunta al de recursos humanos, como hemos mencionado anteriormente. Si bien es cierto que, algunos organismos prefieren contratar los servicios de estos profesionales a través de asesorías y consultorías externas. En cualquier caso, todos los que se dediquen al terreno de la psicología laboral deben atender a los criterios nombrados en los primeros párrafos, así como establecer su campo de trabajo y las responsabilidades que tienen que asumir para que los empleados de una empresa logren conseguir los objetivos establecidos en un ambiente agradable y sin que pueda afectarles algún aspecto psicológico de forma negativa.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia