Selecciona tu país

Con motivo de la reforma normativa laboral francesa en la que se introdujo el concepto “desconexión digital” resulta necesario hacer un análisis de la situación actual que viven los empleados en el ámbito laboral.

Francia regula actualmente el derecho a la “desconexión digital” del trabajador con su empresa una vez finalizada la jornada laboral. Pero ¿qué hay de ello en España? Se han dado pasos, no obstante, no alcanza a una regulación como el caso de nuestros vecinos europeos. Uno de estos pasos lo realizó la empresa AXA por mediación de su convenio colectivo, firmado a fecha de 21 de julio de 2017 en el que en su artículo 14 con el título “desconexión digital” señala lo siguiente:

 

Art. 14 Derecho a la desconexión digital.

Los cambios tecnológicos producidos en las últimas décadas han provocado modificaciones estructurales en el ámbito de las relaciones laborales. Es innegable que hoy en día el fenómeno de la “interconectividad digital” está incidiendo en las formas de ejecución del trabajo mudando los escenarios de desenvolvimiento de las ocupaciones laborales hacia entornos externos a las clásicas unidades productivas: empresas, centros y puestos de trabajo.

En este contexto, el lugar de la prestación laboral y el tiempo de trabajo, como típicos elementos configuradores del marco en el que se desempeña la actividad laboral, están diluyéndose en favor de una realidad más compleja en la que impera la conectividad permanente afectando, sin duda, al ámbito personal y familiar de los trabajadores.

Es por ello que, las partes firmantes de este Convenio coinciden en la necesidad de impulsar el derecho a la desconexión digital una vez finalizada la jornada laboral. Consecuentemente, salvo causa de fuerza mayor o circunstancias excepcionales, AXA reconoce el derecho de los trabajadores a no responder a los mails o mensajes profesionales fuera de su horario de trabajo.

 

Desafortunadamente para la salud mental de los trabajadores, el actual mercado laboral acarrear un alto número de estresores provocados por el alto ritmo de trabajo, la alta competitividad, así como la precariedad y la poca estabilidad laboral que existe a día de hoy. Ello provoca que, involuntariamente, los empleados alarguen su jornada laboral más de lo debido y no realicen los descansos que, legalmente tienen reconocidos en el Estatuto de los Trabajadores (art. 34).

En consecuencia, resulta necesario que los empresarios diseñen puestos de trabajo y ayuden a la señalada “desconexión digital” con el propósito de conseguir puestos de trabajo alejados de situaciones estresantes. Organizar mejor las tareas u ofrecer pausas activas a los trabajadores, descansos, suponen buenas prácticas que, en línea con sus obligaciones preventivas (artículo 15 y siguientes de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales) redundan en el bienestar de los empleados.

Un trabajador descansado es un trabajador más productivo y menos propenso a coger bajas laborales (evitará sobrecargarse en el trabajo y evitará padecer burnout) por tanto, los empresarios, deben tomar buena nota de lo aquí señalado e intentar adoptar medidas como puede ser la “desconexión digital” para que el trabajador una vez acabe su jornada, pueda descansar mentalmente; es una auténtica estrategia win-win en la que ganan las dos partes de la relación laboral: empresarios en términos de productividad y trabajadores en términos de salud.

Autor

Dr. Acr. Francisco Trujillo Pons

Profesor del Máster Prevención de Riesgos Laborales