Selecciona tu país

Todos sabemos de la importancia de mantener hábitos de vida saludables para cuidar nuestra salud y vivir más y mejor. Adoptar una dieta equilibrada, priorizando las frutas y verduras y evitando los alimentos ricos en grasas, azúcares o sodio. Evitar el sedentarismo, practicando actividades físicas con regularidad. Dormir bien, evitar el estrés, mantener relaciones sociales satisfactorias, tener una actitud positiva hacia las circunstancias que nos impone la vida. Estoy segura de que todos ya hemos sido aconsejados alguna vez a incluir algunos de esos hábitos a nuestra vida cotidiana (aunque a muchos nos cueste seguirlos al pie de la letra, por el ritmo de vida acelerado que llevamos hoy en día).

En una entrada anterior del blog, hablábamos del concepto de Envejecimiento Exitoso y de la importancia del apoyo social en la vida de las personas mayores. Hoy me gustaría presentarles el concepto de Envejecimiento Activo, sobre el cual se viene hablando mucho en el ámbito de la Psicología y de la Gerontología.

La Organización Mundial de la Salud (2016) define el Envejecimiento Activo como “el proceso de optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas que van envejeciendo”. Añade que el término “activo” no se restringe solamente a la capacidad del individuo de mantenerse físicamente activo o de seguir contribuyendo en el mercado laboral, sino que abarca la participación continuada en los asuntos sociales, económicos, culturales, espirituales y cívicos. Su principal objetivo es que las personas puedan tener calidad de vida y vivir más años con buena salud, siendo autónomos e independientes.

Sin embargo, no hay dudas de que la práctica regular de ejercicio físico contribuye para garantizar una mejor calidad de vida y el bienestar físico y psicológico durante la vejez. El ejercicio físico ha sido asociado a una disminución en la ocurrencia de enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, diabetes, artritis, osteoporosis y de la dependencia en general, además de mejorar la función inmune y proteger la función pulmonar. También se asocia a un menor riesgo de tener deterioro cognitivo o de desarrollar demencias, como el Alzheimer (Fernández-Ballesteros, 2007). Para poner un ejemplo, el vídeo que pueden ver a continuación presenta datos sobre la influencia de la práctica del ejercicio físico sobre el cerebro y nos anima a cuidar nuestro cuerpo para mantener la mente sana.

Además de los beneficios de la actividad física en la salud física y mental, algunos investigadores también defienden que la práctica deportiva en las edades más avanzadas, especialmente cuando son actividades grupales, promueve el contacto y la participación social, evitando el aislamiento y la soledad tan comunes en la vejez. Esto ocurre porque el ejercicio físico es capaz de fomentar el compañerismo y de impulsar un sentimiento de pertenencia al grupo (García-Martín, 2007).

Además, la práctica de ejercicio físico también puede contribuir para elevar la autoestima de las personas mayores, en la medida que se ven mejoradas sus condiciones físicas y, consecuentemente se sienten más a gusto con su cuerpo y su autoimagen (García-Martín, 2007).

En definitiva, no hay motivos ni excusas para que estemos parados. Y no hace falta entrenar varias horas al día para correr el próximo maratón. Ni siquiera hay que apuntarse a un gimnasio, sino que con 30 minutos diarios de caminata o de paseo en bicicleta ya estamos contribuyendo para envejecer mejor.

 

REFERENCIAS:

Fernández-Ballesteros, R. (2007). Las actividades físico-deportivas como recurso de salud, bienestar y calidad de vida de los mayores. En II Congreso Internacional de Actividad Físico Deportiva para Personas Mayores. (p. 211-215). Málaga: Consejería de Turismo, Comercio y Deporte e Instituto Andaluz del Deporte.

García-Martín, M. A. (2007). Deporte y bienestar subjetivo: los beneficios psicosociales derivados de las prácticas deportivas en personas mayores. En II Congreso Internacional de Actividad Físico Deportiva para Personas Mayores. (p. 264-270). Málaga: Consejería de Turismo, Comercio y Deporte e Instituto Andaluz del Deporte.

Organización Mundial de la Salud (11 de julio de 2016). What is "active ageing"? Recuperado de: http://www.who.int/ageing/active_ageing/en/

 

Deporte y Salud Mental (tercera parte. Redes):

[embed]https://www.youtube.com/watch?v=mSaQq_Vy23E[/embed]

 

Mônica Donio Bellegarde
Coordinadora del Máster Universitario en Gerontología y Atención Centrada en la Persona