Selecciona tu país

Actualmente existen 500 centros activos en España que utilizan  pedagogía alternativas, entre ellos algunas tendencias de educación realmente novedosas como los grupos de crianza, las madres de día y las escuelas por proyectos. Para Almudena García, creadora del primer directorio web de educación alternativa en España, «está claro que para muchos el paradigma tradicional de educación está agotado. La gente busca otras fórmulas en las que se respete más a los niños y aprendamos todos. Se empieza a apostar en cada vez más sitios por la educación por proyectos».

escuelas alternativas

En la actualidad, la mayoría de los proyectos educativos propulsados por colectivos formales e informales cristalizan en escuelas y grupos de crianza infantiles. Javier Pericacho, coordinador de master de formación de profesorado y autor de una reciente tesis sobre renovación pedagógica, considera que los padres están siendo los primeros en actuar ante la asincronía educativa que según él supone «mantener una escuela del siglo XIX, con profesores del siglo XX para educar a alumnos del siglo XXI».

El cuestionamiento del modelo tradicional, con altas tasas de abandono y fracaso escolar, y en el caso de infantil el encarecimiento y la escasez de plazas públicas y gratuitas, hace que muchos padres se decidan a crear un proyecto educativo por su cuenta.

El 92% de los proyectos son privados y la mayoría sin ánimo de lucro. El cambio comienza en los padres, según Pericacho, pero también cada vez más profesores están interesados en estas metodologías y empiezan a formarse para adaptarla a sus clases. «Estas escuelas y grupos representan una ruptura pedagógica con lo que se viene haciendo hasta ahora en la educación oficial. Son plurales, muy heterogéneos, pero comparten la finalidad de desplegar una metodología más activa en el aula y más permeable al exterior para fomentar la participación de las familias y el entorno», resume Pericacho.

Principales tipos de escuelas alternativas en España

En España las corrientes alternativas en educación con mayor aceptación son las que siguen filosofías como Waldorf o Montessori, las constructivistas (basadas en proyectos educativos), las democráticas, los grupos de crianza y, últimamente las madres de día.

Madres de días es probablemente la opción que más está creciendo entre las alternativas educativas, principalmente para los bebés. La asociación que las aúna describe su función como  «crear un ambiente donde se permita a niños y niñas, que por diversas razones no puedan permanecer en el hogar con su madre y/o padre, desarrollarse saludablemente durante al menos los tres primeros años de vida, que al fin y al cabo son los pilares fundamentales para una vida sana y plena». Uno de sus aspectos diferenciadores es que trabajan en un hogar y con un máximo de cuatro niños.

El profesor Pericacho confía en que poco a poco estas metodologías impregnen a toda la educación, también a la pública. «Hay que educar en la vida, no para la vida. Educar no es solamente adquirir conocimientos puramente académicos, sino formarse como ciudadano responsable, crítico y feliz. Aquello que le demos a los alumnos en la escuela es lo que devolverán a la sociedad», argumenta.