Selecciona tu país

Las Encuestas Nacionales de Salud (ENS) son un conjunto de datos aportados por encuestas realizadas por el Ministerio de Sanidad, con el objetivo de aportar datos a nivel autonómico y nacional en España.

Esta herramientas de vigilancia epidemiológica se realizan periódicamente desde 1987, con el objetivo de aportar información sobre la salud de la población, sus determinantes, la magnitud y la distribución de la enfermedad y de las discapacidades a lo largo del territorio nacional, así como datos que permitan el estudio del acceso y la utilización de los servicios sanitarios por parte de la población.

Las ENS suponen una herramienta fundamental para poder evaluar las políticas sanitarias y ver el grado de consecución de los objetivos previamente marcados en los diferentes planes de salud. La encuesta esta aprobada para que sea realizada cada 4 años.

Con el objetivo de poder comparar el estado de la salud y la discapacidad de la población, así como la utilización y el acceso a los servicios sanitarios por los españoles con el resto de países europeos, desde el 2009, se realiza la Encuesta Europea de Salud.

Todas las Encuestas de Salud presentan tres cuestionarios totalmente diferentes con gran información. Por un lado se presentan los datos de adultos, donde se recogen datos de personas mayores de 15 años no institucionalizadas. Por otro lado, los datos del hogar, donde se recoges datos relativos al hogar en el que se ha realizado la encuesta necesarios para poder estudiar como las condiciones de la vivienda y de la familia pueden influir en la salud de la familiar. Y por último, cuestionario de menores, donde se recogen los datos de encuestas realizadas a menores con objeto de estudiar su estado de salud, enfermedad y discapacidad. Así mismo, las Encuestas de salud aportan datos que permiten conocer los errores de muestreo, así como conocer los datos numéricos de ponderación que permiten realizar análisis teniendo en cuenta dichos errores. La ponderación lo que permite es realizar correcciones en relación a los posibles errores que se puedan desarrollar como consecuencia de encuestas más a unos grupos sociales que a otros, por estar unos más receptivos a colaborar en las encuestas que otros. Analizar dichos datos teniendo en cuenta las ponderaciones de los datos aportan mayor calidad a la evidencia científica.

Todas las Encuestas de Salud aportan un documento de Metodología donde se explica las características que reúnen dichas Encuestas. Una de las características principales y que les hacen sen una herramienta tan valiosa para el estudio epidemiológico es que los datos se aportan de forma anonimizada, lo que permite su uso sin necesidad de pedir permisos. Las muestras utilizadas varían en función del año estudiado pero podemos encontrarnos algo menos de 21.000 personas en el 2001 y algo más de 22.000 en el 2017. Como se puede observar la serie de Encuestas en tan amplia, que aunque la información que aporta es de un momento puntual y por lo tanto son datos tansversales, permiten realizar estudios “longitudinales” en el tiempo y ver como van cambiando las características sociales y epidemiológicas de la población. Una de las principales características que aportan las Encuestas de salud son los datos sociales de la población, hecho que les hace ser una herramienta fundamental para el estudio de los Determinantes Sociales de la Salud de la población. Otras herramientas como los Indicadores del Sistema nacional de Salud conocidos con el nombre de INCLASNS no aportan este tipo de datos. Estudiar los determinantes sociales de la salud es fundamental para aportar herramientas y datos fundamentales que garanticen la planificación y la gestión en salud acorde a las necesidades reales de la salud de la población.

Desde las primeras Encuestas de salud que se publicaron en los años 80, son muchos los grupos de investigación que utilizan dichas encuestas como herramientas de trabajo. Destacar como uno de los grupos de interés el Grupo de Investitación en Utilización de Servicios Sanitarios en Aragón (GRISSA).

Así mismo, son muchos/as los/as expertos/as que han realizado recomendaciones para que en las sucesivas Encuestas de Salud se vayan incorporando nuevas preguntas que permitan estudiar características propias de grupos sociales. Así destacan principalmente las recomendaciones que el Grupo de investigación en género y Salud de la Sociedad Española de Epidemiología realizaron para que en las Encuestas de Salud se incluyeran preguntas que permitieran estudiar las diferencias de género en la utilización de servicios sanitarios. En este sentido a continuación se aporta un enlace en el que se puede leer dicho artículo científico.

Igualmente, en la siguiente Carta al Director publicada recientemente por el investigador Angel Gash en la revista Gaceta sanitaria, se puede leer la necesidad de en dichas Encuestas incluir otra serie de variables que permitan estudiar, no sólo las diferencias en salud en cuanto al género masculino-femenino sino que se tengan en cuentas otras formas de identidad por razón de género como son personas lesbianas, gais, trans, bisexuales e intersexuales (LGTBI), que aún hoy sufren exclusión en ámbitos como el educativo, el laboral y el reconocimiento de derechos civiles y humanos.

Para obtener más información al respecto a continuación se aportan varios enlaces de interés, uno de ellos es del Grupo de Investigación Grissa en el que se pueden observar diferentes videos y artículos relacionados con los determinantes sociales en salud y las desigualdades en salud, estudios realizados con diferentes Encuestas de Salud.

Así mismo en el enlace del canal de Youtube de la SEE (Sociedad Española de Epidemiología) puedes visionar diversas conferencias y jornadas donde se aportan datos de investigaciones realizadas con encuestas de salud.

Autor

Raquel Sánchez Recio

Profesora Máster de Epidemiología y Salud Pública Universidad Internacional de Valencia